Leica ya no solo hace fotos, ahora también te da la hora

La mítica compañía alemana acaba de sacar a la venta dos relojes de lujo cuya fabricación anunció en 2018.

Leica L1 y Leica L2.
Leica L1 y Leica L2. FOTO: Leica

Hablar de Leica es hacerlo de fotografía de calidad. Fundada en Alemania, la compañía es una de las más prestigiosas en el mundo de la imagen a nivel planetario. Sin embargo, no solo de fotografía vive Leica, sino que desde hace unos años mantiene un par de divisiones más, la topográfica y la médica, con las que ha diversificado su fructífero negocio. En 2018, la empresa hizo pública una noticia revolucionaria. Entraría en el sector de los relojes de lujo. Cuatro años después, acaban de salir al mercado.

“Artesanía de vanguardia e ingeniería centrada en lo esencial: Leica L1 y Leica L2. La primera colección de relojes Leica es la combinación perfecta de más de 150 años de cultura de la marca, diseño visionario y calidad inigualable. Las características de diseño claras y distintivas, la funcionalidad, la durabilidad y los sofisticados detalles creativos, establecen nuevos estándares en el segmento de la relojería y garantizan que el nuevo reloj Leica sea a la vez: atemporal y preciso”, se puede leer en la página web de la compañía con motivo de su lanzamiento al mercado.

La única mala noticia es que actualmente estas dos joyas tan solo se encuentran a la venta en 8 tiendas por todo el mundo, entre ellas las instaladas en lugares como Los Ángeles, Dubái, Viena o Moscú.

“La idea se desarrolló en colaboración con Markus Lehmann: mientras que otras coronas detienen y ponen a cero el reloj al tirar de ellas, esta corona se presiona como el disparador de una cámara. Es un detalle inusual que encaja perfectamente con Leica”, asegura el diseñador del L1 y del L2, el profesor Achim Heine.

Tanto el Leica L1 como el L2 son relojes de cuerda manual con indicación de horas, minutos y segundos, ventana de fecha, estado y reserva de marcha. Ambos están equipados con un cristal de zafiro abombado a prueba de arañazos, un fondo de caja transparente y ambos son resistentes al agua hasta una profundidad de 50 metros. La reserva de marcha garantiza al menos 60 horas de movimiento y está adornada con palas de cierre uniforme que recuerdan a los obturadores de una cámara Leica.

El modelo L1 presenta un segundero pequeño a las 6 en punto y una ventana de fecha a las 3 en punto con una reserva de marcha innovadora a las 9 que utiliza un par de hojas de cierre. En el L2 se puede apreciar un bisel interno giratorio de 12 horas GMT y un indicador de día y noche.

El modelo L1 se puede adquirir por 9.500 euros, mientras que el precio del L2 es de 13.500 euros.