El proyecto faraónico del podemita Jesús Santos en Alcorcón: de recoger basura a gestionar una megasede

Los populares critican el “derroche” del teniente de alcalde y presidente de Esmasa, la empresa de recogida de residuos a la que consideran un “Ayuntamiento bis”

Empresa municipal de servicio de limpieza y basuras ESMASA de Alcorcón. Construcción de la nueva sede y de la actual.
Empresa municipal de servicio de limpieza y basuras ESMASA de Alcorcón. Construcción de la nueva sede y de la actual. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Esmasa, la empresa municipal de limpieza de Alcorcón, presidida por el coordinador regional de Podemos, Jesús Santos, en la que hace años trabajó como empleado, gana nuevos espacios y nuevas atribuciones hasta el punto de que la oposición en el Ayuntamiento empieza a echarse las manos a la cabeza ante lo que considera una “espiral de gasto de dinero público sin fin que escapa a cualquier lógica”. Y es que Jesús Santos parece querer tener su propio CREAA, el Centro Regional de las Artes de Alcorcón que creó el socialista Enrique Cascallana en 2017, en sus delirios por abordar la obra pública más grande que pusiera en el mapa a una ciudad dormitorio como Alcorcón y que, finalmente, ha quedado en un amasijo de hormigón plantado en uno de los parques más emblemáticos de la localidad del sur, un proyecto que generó una deuda millonaria al municipio.

Ahora, Jesús Santos, ya no es solo que pretenda construirse un nuevo megaedificio sostenible para el servicio de limpieza, sino que también se ha hecho cargo del alumbrado público, de la construcción de varios parques acuáticos en la localidad del sur y hasta gestionar que se utilicen vasos ecológicos y reciclables a un euro en la feria de Alcorcón, que se celebran del 2 al 11 de septiembre. De ahí que los populares hablen de que Esmasa se ha convertido en un “Ayuntamiento Bis” en el que Jesús Santos quiere “extender sus dominios y cumplir sus delirios de grandeza” paralelamente a la labor que realiza en coalición con la socialista Natalia de Ándrés (condenada en enero pasado a cinco años de inhabilitación por hundir la empresa pública Emgiasa) y que “consiente absolutamente todo a Jesús Santos por mantenerse en el poder”, puntualiza la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Alcorcón, Ana Gómez.

La perplejidad ha cundido en el Grupo Popular en el Consistorio de la localidad del sur cuando la Junta de Gobierno aprobó la concesión de licencia de edificación de nueva planta de un edificio destinado a vestuarios y servicios auxiliares para el servicio de limpieza de la localidad del sur, a tan solo pocos metros de la sede actual. El solar dispone de 11.983 metros cuadrados en una parcela del sector 3 (Fuente del Palomar), situado entre las calles Parque Ferial e Institutos. La nueva sede albergará vestuarios, aseos, nave-taller, almacén y oficinas que “se han quedado obsoletas y son insuficientes para el aumento significativo que ha experimentado la plantilla de trabajadores y la flota de vehículos”, expone la memoria justificativa del proyecto.

En el solar que ocupará ya luce un cartel en el que se explican algunos detalles de la construcción de la nueva sede: la primera fase costará 3.416.384,12 y será acometida por la empresa Tecnología de la construcción y Obras Públicas (Tecopsa). Tiene un plazo de ejecución de ocho meses. “Sostenibilidad, renovables, reducción de la contaminación, calidad y protección del trabajo es lo que nos mueve”, puede leerse en el cartel que anuncia su próxima edificación. A esta cantidad habría que sumar otros tres millones de euros aproximadamente del coste de la parcela donde se va a levantar, tasada en 2.673.453,78 euros, lo que supone una pérdida patrimonial para los vecinos, al suponer un regalo del Consistorio a Esmasa.

El objetivo es hacer una sede sostenible. De hecho, hace ahora casi un año, Jesús Santos, como presidente de la Empresa de Servicios Municipales de Alcorcón, firmó un convenio de colaboración con la Universidad de Alcalá para posibilitar que en el diseño de esta nueva edificación se dispusiera de biotecnología sostenible que capture el CO2 en el aire de manera y absorba el dióxido de carbono a través de microalgas. Así, este nuevo proyecto de arquitectura tendría unos fotobiorreactores, es decir, unos dispositivos cuya función sería el cultivo de microalgas que generan biomasa de tal manera que esas microalgas se convertirán en combustible, reducirán las emisiones de dióxido de carbono y purificarán el aire.

Obras de construcción de la nueva sede, en un primero plano.
Obras de construcción de la nueva sede, en un primero plano. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

En su día, Santos se refirió al nuevo proyecto como una edificación que “contribuirá a mejorar la salud y calidad de vida de las vecinas y vecinos de Alcorcón” porque “mejorará la calidad del aire” y servirá para “avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

El gasto en esta nueva construcción se ha visto como un “despilfarro” por los populares por el hecho de que hace unos meses el Ayuntamiento de Alcorcón desembolsó 355.000 euros en una nueva instalación para guardar la maquinaria y herramientas de los trabajadores de limpieza, lo que se denomina cantón de limpieza, y ha invertido otros 115.000 en la remodelación de otro local en la calle Madrid, 20, que se utiliza también como cantón. El local lo venía utilizando como sede la La Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza de Alcorcón desde 2019, cuando el Ayuntamiento decidió cederles el local por veinte años a sus más de 300 socios. Sin embargo, la actual alcaldesa decidió revocar la decisión cuando llegó al poder y echó a la Hermandad del local para que su finalidad fuera otra: que los empleados del servicio de limpieza municipal pudieran dejar sus utensilios de recogida de residuos sólidos urbanos y de limpieza viaria, lo que generó polémica.

Gómez asegura que Esmasa costó al Ayuntamiento de la localidad 30 millones de euros en 2021 y “el coste se ha multiplicado más de un 50%. Jesús Santos está haciendo de la empresa municipal un segundo ayuntamiento que tiene sus propias inversiones e incluso va incrementando la plantilla hasta que cualquier día tenga más presupuesto que el propio Ayuntamiento de Alcorcón, que este último año ha tenido déficit por culpa de la empresa municipal. Esmasa no comunicó unas determinadas inversiones al Consistorio lo que ha llevado al Ayuntamiento a dar pérdidas”.

Así, relata que comprar tapas para cubrir los fosos de basura supuso un desembolso de 645.000 euros y ahora, una vez tapados, se precisa de contenedores en superficie que tienen que ser necesariamente de carga lateral para adaptarlos a los nuevos camiones de recogida, lo que ha supuesto un nuevo gasto de cuatro millones de euros para la compra de contenedores.

Jesús Santos, presidente de Esmasa y teniente de alcalde de Alcorcón
Jesús Santos, presidente de Esmasa y teniente de alcalde de Alcorcón FOTO: Luis Díaz

Parques de agua

Esmasa, que desde 1997 lleva a cabo la recogida de los residuos sólidos urbanos y la limpieza viaria con una plantilla en activo de 468 personas, quiere asumir nuevas funciones y construir también parques acuáticos en la localidad del sur, que ya tiene adjudicados. La idea era estrenar tres este verano, pero no se han logrado poner en marcha porque las ofertas no se han presentado hasta este mes de agosto. Así, está previsto que se monten tres parques infantiles acuáticos en Los Castillos, por un importe de 264.000 euros; otro en la Plaza del Sol, por 187.000 y un tercero en el Ensanche Sur, por un importe de 258.000, según viene reflejado en la Plataforma de la Contratación. La finalidad del proyecto es “dotar a los barrios de Alcorcón de juegos interactivos acuáticos que supongan un punto de encuentro vecinal y refrescarse en los meses calurosos del año”. Los contratos permiten construir parques de agua sin profundidad junto a una zona de picnic para las familias.

Vaso Verde”

La empresa de recogida de residuos también gestiona el “vaso verde” en las fiestas que comienzan el 2 de septiembre, una iniciativa que ya puso en marcha de manera pionera el Ayuntamiento de Alcalá de Henares con motivo de las fiestas patronales ante su preocupación por el elevado consumo de plásticos en este tipo de eventos, lo que genera un importante volumen de residuos. El proyecto consiste en el alquiler de un vaso por un euro y tras la finalización de las fiestas el importe es devuelto.

Esmasa ha sacado a licitación el servicio de contratación de suministros de vasos reutilizables en régimen de adquisición y máquinas lava vasos en régimen de alquiler para las fiestas patronales, un servicio que cuenta con un presupuesto de licitación por valor de 38.357 euros. La cuestión es que el concurso ha quedado desierto, con lo que el temor de los populares es que el servicio se adjudique ahora a “cualquier empresa amiga”, dado que la ley permite que, en un caso así, Esmasa pueda hacer la adjudicación a la empresa que considere.

Gestión del alumbrado

Hay más cosas que han pasado a formar parte de sus “dominios”: el alumbrado público del que, hasta ahora, se encargaba una empresa privada. De hecho, lo ha recuperado mediante la remunicipalización. Pero fuentes del Ayuntamiento detallan que Esmasa, no solo se ha dedicado a la recogida de residuos y limpieza en el municipio, sino que desde hace años es una empresa municipal de servicios que ahora “gana entidad”.

Capital del reciclaje

El Gobierno municipal del Ayuntamiento de Alcorcón defiende, sin embargo, su megaproyecto de nueva sede de Esmasa porque “busca modernizarla para seguir avanzando en sostenibilidad, eficacia y eficiencia. El crecimiento y los nuevos retos de la compañía pública son el mejor síntoma de la buena gestión hecha durante la legislatura. Entre otras cosas, esta nueva sede dispondrá puntos de recargar eléctricos para la nueva flota, una gasinera, un sistema para suministrar el edificio mediante energías renovables con energía solar fotovoltaica, una arquitectura para garantizar el ahorro energético, infraestructura para el reciclaje del agua y un pionero sistema de microalgas para reciclar el aire”, detallan.

También defiende la apertura de nuevos cantones porque “busca acercar a las cuadrillas de limpieza a los barrios, prestando así un mejor servicio”, aseguran fuentes municipales, que también detallan que, “dada la actual situación de emergencia climática, el teniente de alcalde, Jesús Santos, se ha marcado como objetivo convertir Alcorcón en la Capital del Reciclaje para liderar la transición ecológica en el sur de Madrid y cuenta con el respaldo de todo el gobierno municipal para lograrlo”.