Cultura

Así era el Bagdad de la antigüedad: la verdadera historia de la “ciudad redonda”

El círculo era el tributo del califa a las enseñanzas geométricas de Euclides, a quien había estudiado y admirado.

Obra de arte de Bagdad en el siglo X en la cima del califato abasí
Obra de arte de Bagdad en el siglo X en la cima del califato abasí FOTO: Jean Soutif Science Photo Library

La ciudad de Bagdad fue fundada en el siglo VIII como capital del califato abasí por el califa al-Mansur. El Califato acababa de derrotar a los Omeyas y quería gobernar desde su propia capital. Eligió un sitio a unos 30 km al norte de la capital sasánida de Ctesiphon, a lo largo de las orillas del Tigris. Trajo a miles de arquitectos, ingenieros, topógrafos, carpinteros, herreros y más de cien mil trabajadores de todo el imperio abasí para crear la ciudad perfecta.

La ciudad original fue diseñada con la forma de un círculo de 2 km de diámetro. En el centro de la ciudad se encontraban los dos mejores edificios de la ciudad: la Gran Mezquita y la residencia del califa, el Palacio Golden Gate. Rodeando el palacio y la mezquita había una explanada y un edificio junto al agua, en el que solo el califa podía montar a caballo. En el borde de este inmenso recinto se encontraban los palacios de los hijos del califa, las casas del personal real y los sirvientes, las cocinas del califa, los cuarteles de la guardia a caballo y otras oficinas estatales. Esta zona central estaba protegida por un muro interior. Las viviendas y los edificios comerciales se concentraron en un anillo entre la muralla exterior de la ciudad y la segunda muralla circular fortificada. El muro perimetral exterior tenía 30 metros de altura y 44 metros de espesor en la base, y estaba rodeado por un profundo foso.

La ciudad estaba dividida en cuatro barrios por dos calles que se cruzaban perpendicularmente que iban de un extremo a otro del muro perimetral exterior y terminaban en cuatro puertas. Cada una de las cuatro puertas apuntaba hacia una ciudad diferente (Basora, Kufa, Khurasan y Damasco) y llevaban ese nombre. Las puertas se abrían a una calle porticada que rodeaba el anillo exterior habitado.

Actualmente, nada de esta gran ciudad queda hoy. Los últimos vestigios de la ciudad redonda de al-Mansur fueron demolidos a principios de la década de 1870 cuando Midhat Pasha se convirtió en gobernador otomano de Bagdad. Midhat Pasha pudo haber tenido poco interés en preservar la historia, pero las grandes reformas que introdujo para Bagdad e Irak en general, transformaron el rostro de la ciudad. Construyó innumerables escuelas e institutos educativos, de los cuales no había ninguno en Bagdad, así como hospitales, graneros, parques públicos, un sistema de abastecimiento de agua, carreteras y puentes. Su tiempo como gobernador fueron los años más importantes en la historia moderna de Bagdad.