Internacional

Así salvó Abramovich a cientos de civiles ucranianos, según Kyiv

David Arakhamia, principal negociador del Gobierno ucraniano, pone en valor el trabajo de ex dueño del Chelsea y asegura que le pedirán ayuda para liberar a 568 civiles atrapados en Azot.

Roman Abramovich participa en las negociaciones
Roman Abramovich participa en las negociaciones FOTO: Twitter La Razon

Roman Abramovich no atraviesa su mejor momento después de se viera obligado a vender el Chelsea, numerosas propiedades fueran confiscadas en Reino Unido, Francia o Portugal y Estados Unidos reactivara las sanciones contra él y anunciara el bloqueo de dos de sus aviones de lujo. La Administración norteamericana comenzó a ver hace semanas como una “maniobra de distracción” el papel mediador del dueño del Chelsea en Ucrania y decidió dar marcha atrás y reactivar las sanciones.

Tres meses y medio después del inicio de la guerra, la perspectiva de un acuerdo negociado parece tan remota como siempre, con Rusia emprendiendo nuevas ofensivas en el sur y el este de Ucrania. En este escenario, el papel del multimillonario como mediador no oficial ha sido controvertido desde el principio, y los críticos afirman que el décimo hombre más rico de Rusia solo buscaba proteger su vasta riqueza de las sanciones desatadas contra otros líderes empresariales por la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin.

El día que comenzó la guerra, Abramovich aceptó una solicitud de Zelenski, a través de un intermediario, para involucrarse en las negociaciones para poner fin a los combates. Se lanzó a tratar de negociar un alto el fuego, viajando entre Moscú, Kyiv, Bielorrusia y Estambul para mantener conversaciones entre bambalinas. A cambio, Abramovich exigió al presidente ucraniano que solicitara que las naciones occidentales no lo sancionaran mientras intentaba actuar como mediador, algo que Estados Unidos aceptó pese a la oposición de importantes miembros de su administración.

Abramovich, de 55 años, ha negado durante mucho tiempo que tenga vínculos financieros con el Kremlin e insistió entonces en que su papel como mediador lo colocan en una posición equidistante con Putin y, por lo tanto, no debería ser sancionado. Zelenskiy también apeló al primer ministro británico, Boris Johnson, según estos medios pero no logró que se sumara a la postura norteamericana.

El “gran trabajo” de Abramovich

Sin embargo ahora, tras meses de dudas y con el magnate desaparecido, Kyiv ha decidido poner en valor el gran trabajo del ex dueño del Chelsea.

“Salvó la vida de cientos de civiles ucranianos al negociar corredores humanitarios fuera de Mariupol y otras ciudades sitiadas” afirma David Arakhamia, diputado ucraniano y principal negociador de Kyiv. El funcionario y hombre de confianza de Zelenski hizo estos comentarios sobre el oligarca ruso y ex propietario del Chelsea Football Club durante una entrevista con la emisora estadounidense Voice of America.

“Es injusto poner en duda su papel. La mayoría de los acuerdos se alcanzaron a través de él. Hizo un buen trabajo con respecto a los corredores humanitarios de Mariupol, Berdyansk, Zaporizhya, pero no pudo ayudar con los corredores de Bucha y Makarov, el norte de las regiones de Kyiv y Chernihiv. Abramovich aceptó una solicitud de Ucrania para ayudar a negociar el fin de la invasión rusa de Ucrania en marzo, sin embargo, sufrió un presunto envenenamiento y eso complicó las negociaciones.

Arakhamia agregó que el gobierno ucraniano estudia pedir a Abramovich que establezca un corredor fuera de la planta química Azot donde 568 civiles, incluidos 38 niños, se refugian en búnkeres. “Tan pronto como surja la oportunidad, definitivamente llamaré a Abramovich para proteger los intereses de Ucrania y seguir salvando vidas”.

Abramovich se vio obligado a vender el Chelsea Football Club, que compró en 2003, como parte del endurecimiento de la red económica en torno a Moscú.