Los funcionarios y las pensiones disparan un 15% el déficit público

Agujero de 20.927 millones entre enero y septiembre en las cuentas. La subida salarial a los empleados públicos transforma el superávit regional en pérdidas

Las cuentas públicas españolas tienen un agujero de 20.927 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone un déficit equivalente al 1,68% del Producto Interior Bruto (PIB). Esta cifra supone que el desfase entre los ingresos y los gastos de las administraciones públicas españolas se ha disparado un 14,6% en los nueve primeros meses del año. Para el conjunto del año, el objetivo de déficit es del 2%, aunque en los datos publicados ayer no se incluyen las corporaciones locales, que deberían cerrar 2019 con superávit y compensar en parte los datos negativos del resto de administraciones públicas. La razón de esta fuerte subida del déficit hay que buscarla en el incremento de los salarios de los empleados públicos y la revalorización de las pensiones, partidas que se han incrementado con fuerza y cuyo gasto no ha podido ser compensado por la mejora de la recaudación tributaria. Además, las cuentas de las comunidades autónomas se han dado la vuelta y han pasado de positivo a negativo en el último año.

Los recursos (ingresos) han aumentado un 4,3% respecto al mismo periodo de 2018 y en concreto las cotizaciones sociales absorben el 97% del incremento de los ingresos. En los gastos, que han crecido el 4,8%, el avance de la remuneración de asalariados y de las prestaciones sociales suponen el 80% del incremento total del gasto. No en vano, los Fondos de la Seguridad Social son el subsector que peor comportamiento registra, con un déficit de 6.690 millones. Esto supone un 13,1% más a causa de la citada revalorización de las pensiones y equivale al 0,54% del PIB, cuando su objetivo anual es el 1,2%. No obstante, aún queda por sumar la «supernómina» de Navidad de las pensiones, que superará los 19.000 millones de euros al aglutinar diciembre y la paga extra.

La crítica situación de las pensiones

Además, la situación de las pensiones en particular es aún peor, pues dentro de esos Fondos de la Seguridad Social se incluyen dos áreas con superávit: el Servicio Público de Empleo Estatal (+1.755 millones de euros) y el Fogasa (+103 millones), encargado de pagar salarios e indemnizaciones a los trabajadores de empresas en situación de insolvencia. Si sólo se atiende al Sistema de Seguridad Social (pensiones y otras prestaciones), el déficit asciende a 8.548 millones. Aunque la Seguridad Social ingresó 103.203 millones de euros hasta septiembre por cotizaciones sociales (+8%), el gasto en pensiones fue de 106.198 millones (+5%). Además, gastó otros 2.173 millones en ayudas por cuidado de hijos y riesgo para el embarazo (+10%) y 6.591 millones en prestaciones por incapacidad temporal (+13%).

En el caso de las comunidades, de un superávit de 1.591 millones hace un año se ha pasado a un déficit de 3.684 millones. Esto provoca que de 12 regiones en positivo se haya pasado a sólo cuatro: Baleares, Canarias, Navarra y País Vasco. Los ingresos han subido un 1,5%, pero los gastos han crecido un 5,6% impulsados por el alza del 5,8% en el salario de los funcionarios, que suponen un gasto de 58.790 millones. Hacienda también avanza el dato de déficit del Estado hasta octubre, que cae un 20,7% hasta los 6.303 millones. Si se descuenta el pago de intereses de la deuda hay un superávit de 14.374 millones.