Encuesta: Aval a la gestión de Ayuso frente a Sánchez

Menos de cuatro de cada diez madrileños apoyan la imposición del Gobierno, según la encuesta NC Report. Génova suma votos tras el pulso de Ayuso con el Gobierno. La presidenta se erige como la nueva lideresa del PP

A pesar de la campaña de desprestigio sin ambages orquestada por la izquierda en la Comunidad de Madrid contra la presidenta de la Comunidad de Madrid por su gestión durante la pandemia del coronavirus, existe un respaldo entre los madrileños hacia Isabel Díaz Ayuso y las decisiones tomadas por la región en uno de los peores momentos vividos en la capital. Por el contrario, hay un rechazo contundente al comportamiento del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez en lo que respecta a su compromiso para con los madrileños. Así lo respaldan los datos que ofrece la encuesta de NC REPORT para LA RAZÓN, realizada entre los días seis y diez de este mes.

El 41,2 por ciento cree que la gestión del coronavirus por parte de la también presidenta del Partido Popular en la Comunidad de Madrid es buena o muy buena, mientras que un 18,5 por ciento la ve regular y un 32,6 tacha su actitud de mala o muy mala. Esta confianza de los madrileños en la presidenta regional aleja los intentos de PSOE, Podemos y Más Madrid en la Asamblea, que alientan con una moción de censura en la Puerta del Sol contra Ayuso. Tratan a contra reloj y sin tapujos de convencer al socio de Ayuso en la presidencia, Ciudadanos. Entre los mayores de 55 años, son quienes más respaldan a la presidenta, en un 45,6 por ciento.

Para los madrileños, ante la situación de crisis sanitaria, ven claramente que es el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha enarbolado una «campaña» contra Madrid. Así lo ve el 49,9 por ciento de los encuestados. Este ha sido, además, uno de los análisis que más fuerza cobraba tanto en la Comunidad como en Génova, al ver como el jefe del Ejecutivo y su Gobierno emprendía una estrategia frontal contra Madrid. Máxime cuando, la Comunidad había desplegado ya su operación para frenar el virus, al decretar confinamientos selectivos en hasta 45 áreas sanitarias, a mitad de septiembre. Unas medidas que fueron tachadas de insuficientes por parte del Gobierno, y que desencadenaron –tras el acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud– en la aplicación de nuevas medidas sanitarias; de confinar nueve municipios de Madrid, que después sería tumbado por el Tribunal Superior de Justicia al ver una insuficiencia en la forma jurídica de aplicación de las medidas.

Esta «campaña» contra Madrid, que es apreciada por los madrileños según la encuesta, se explicitó todavía más este viernes cuando el ministro de Sanidad, Salvador Illa, llegó a acusar en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario a la presidenta regional de «no hacer nada» ante el avance del coronavirus en la capital, a pesar de que los datos epidemiológicos demuestran que el impacto del virus comienza a dar una tregua a los madrileños, al bajar los contagios y tras constatar que el impacto en las UCIS ha descendido de manera considerable. De hecho, la comunidad viene registrando una fuerte bajada de incidencia acumulada desde el pasado lunes 28 de septiembre, día en el que se situó en su punto más alto en 775. Desde entonces incluso en las cifras del Ministerio de Sanidad, que son bastante dudosas, habría bajado unos 235 puntos. De hecho, ayer, la presidenta regional anunció que la incidencia acumulada había bajado de 500.

Sin embargo, desde Moncloa continúan tratando de instalar el relato de que la intervención del Gobierno central en Madrid era del todo necesaria. De hecho, el propio Pedro Sánchez insinuó ayer desde Portugal, que la presidenta regional no puso por encima del todo su empeño en salvar vidas. «Tenemos que dar una respuesta contundente. Todas las administraciones debemos anteponer la salud pública y la defensa de la vida a cualquier otra consideración», reflexionó. Un mensaje claro y directo a Isabel Díaz Ayuso. Desde Génova y desde la Comunidad creen que Moncloa esconde fines partidistas y electoralistas por sus ataques contra Madrid.

No al estado de alarma

De la misma manera, los madrileños no apoyan tampoco la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de decretar el estado de alarma en la Comunidad, que está vigente desde el viernes por la tarde por un periodo de 15 días. Un 52,7 por ciento rechaza frontalmente el cierre de la capital y otros ocho municipios, frente al 38,3% que lo respalda. Buena muestra de esta negativa a las restricciones de movilidad se evidenció este viernes por la noche cuando centenares de ciudadanos salieron a protestar mediante caceroladas a la sede del PSOE en la calle Ferraz y en los aledaños del Barrio de Salamanca y de Núñez de Balboa, bajo el grito «gobierno dimisión». Desde la Comunidad, avisaron desde el minuto uno que pedirán el fin del estado de alarma todos los días.

En cuanto a las medidas sanitarias tomadas por la Comunidad de Madrid –los confinamientos selectivos en 45 áreas sanitarias en la Comunidad donde se limitaba la movilidad de los ciudadanos, se restringían los horarios comerciales y el cierre de los parques – el 41, 5 por ciento cree que eran suficientes para doblegar la curva del coronavirus, mientras que el 45,8% las veía insuficientes.

La encuesta también refleja que el deseo de la izquierda de que el Gobierno regional active el botón rojo para proceder a un adelanto electoral, no es mayoritario. Existen dudas entre los madrileños, en este caso. Un 48,3% de los madrileños rechazan este escenario, mientras que un 41,9% sí aprobaría esta decisión. Son los madrileños de entre 35 y 44 años los que rechazan de manera más contundente volver a las urnas, un 55,6%, mientras que los electores más jóvenes sí apuestan por esta vía, un 57,2%. El adelanto electoral ha estado sobre la mesa en la Puerta del Sol, ante las críticas incesables del resto de la oposición, que jalean con una moción de censura. Sin embargo, Génova cierra esa vía y el propio Pablo Casado lo dejó claro este viernes. «No va a haber adelanto electoral ni moción de censura en Madrid, tal y como ha dicho la presidenta nacional de Cs, Inés Arrimadas, porque es de ella y de mí, por los estatutos de nuestros partidos, de quien depende», zanjó. Desde Vox alientan también con ese debate y juegan con las diferencias notorias entre el PP y Cs. Rocío Monasterio fue quien echó el órdago a Cs. «Si Aguado sigue dudando de dónde está es mejor ir a elecciones», dijo. Sobre la formación naranja en la Comunidad, un 44,9 por ciento reprocha al vicepresidente Ignacio Aguado por no ser «leal» con Ayuso, mientras que un 39,3 por ciento sí opina que su actitud con la presidenta es honrada.