Marlaska usa a la Guardia Civil para defenderse de la tragedia de Melilla y niega muertes en España

El PP acusa al ministro de mentir y pide que deje el cargo

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha comparecido finalmente este miércoles ante el Pleno del Congreso para dar explicaciones sobre la tragedia en la frontera española de Melilla, donde al menos fallecieron 23 migrantes el pasado 24 de junio cuando trataron de cruzar a España. Marlaska ha vuelto a negar de forma rotunda que hubiera habido ningún muerto en territorio español después de que esté cobrando fuerza esa hipótesis tras la aparición de nuevas imágenes, mientras que la diputada del PP, Ana Vázquez, ha acusado a Marlaska de “mentir” y le ha pedido que se vaya.

Marlaska ha basado también buena parte de su defensa en asociar las críticas que hace la oposición a su gestión política de la tragedia a críticas a la Guardia Civil. Es decir, tal y como ha reprochado Vázquez, en su intervención “no ha amparado a la Guardia Civil, sino que se ha amparado en la Guardia Civil”. En este sentido, Marlaska ha anunciado que el Ministerio se va a hacer cargo de las denuncias que se quieran interponer ante las “acusaciones falsas” que se están vertiendo contra la Benemérita por su actuación en la frontera, en un mensaje dirigido tanto al PP como a sus socios del bloque de investidura. “Este Gobierno no puede tolerar en forma alguna que haya acusaciones falsas basadas en conjeturas y queden sin ninguna conclusión”, ha afirmado el ministro.

El ministro ha hecho un repaso de la secuencia de los hechos y ha ensalzado la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (principalmente, Guardia Civil, pero también Policía y Policía Local), que ha defendido que fue “proporcionada” y ha desmentido que los servicios sanitarios no atendieran a los migrantes heridos en nuestro país. En total, según ha expuesto Marlaska, venían 1.700 migrantes con voluntad de entrar a España, pero solo lo consiguieron 134. De esos, 133 han recibido atención en España.

Según la secuencia de los hechos expuesta por Marlaska, todo arranca a las cinco de la madrugada, cuando las fuerzas de seguridad marroquíes alertan a la Guardia Civil de que se avecina un “grupo muy numeroso” y se dirige hacia la valla. A partir de ahí, el grupo logra llegar al recinto fronterizo de seguridad y, “mediante violencia”, accede a la aduana marroquí usando “mazas, hachas y otros objetos contundentes”. Una vez ahí, a las 8.20 horas, según el relato de Marlaska, los asaltantes se introducen en el recinto fronterizo y se dividen en dos grupos: el primero busca contener a la policía marroquí, empleando “piedras, palos y objetos y algunos escalan al tejado de la infraestructura para hostigar a las fuerzas marroquíes y españolas”; el otro grupo busca forzar las puertas de seguridad con “hachas, mazas y radiales”. “Finalmente, logran forzar puertas y se forma un embudo cuando cientos de personas buscan superarla. “Más de 120 agentes de la Guardia Civil, con apoyo del helicóptero y el dron y efectivos de la Policía, logran repeler con actuación proporcionada el grueso del grupo”, ha afirmado.

Ya a las 9 horas, las fuerzas marroquíes y la Guardia Civil logran “rebajar la agresividad de los asaltantes” y la Benemérita, con la situación ya “bajo control” y en cumplimiento de la ley, “impidió la entrada de migrantes” a España. “Se cumplió de forma plena con la legalidad. Se ha llegado a afirmar que las personas que asaltaron de forma violenta lo hicieron ante la imposibilidad de pedir asilo y es falso. Todos sabemos que Ley de asilo define dónde se debe solicitar el asilo”, ha señalado. “Ningún país acepta o admite ataques violentos a su frontera”, ha agregado, recordando que España es el tercer país con mayor número de peticiones de asilo en Europa. “No estamos en un tema de ejercicio del derecho de asilo, estamos ante un ataque violento ante nuestras fronteras”, ha afirmado. “España es un país de acogida para cualquier solicitante de asilo, pero no puede permitir que nadie intente entrar por la fuerza”, ha añadido y ha desmentido también a quienes dicen que los migrantes actuaban “de forma pacífica y no es cierto”.

“No tuvimos que lamentar ninguna perdida humana en territorio nacional, estamos hablando de sucesos trágicos que suceden fuera de nuestro país”, ha subrayado. “Eso es así porque los límites entre los países están meridianamente claros desde hace años”, ha afirmado, en alusión a una de las grandes polémicas que hay en torno a la tragedia: cómo delimitar en esa zona qué es y qué no es territorio español para decidir si ha habido muertos o no en España.

PP

En el turno de réplica, la diputada del PP, Ana Vázquez, ha sido muy contundente. “Deje en paz a la Guardia Civil, usted es la mentira, su actuación es miserable”, ha espetado, nada más empezar, y ha recordado que, en 2014, tras la tragedia del Tarajal con el PP en el Gobierno, hubo más transparencia. La diputada del PP ha acusado a Marlaska de “ampararse” en la Guardia Civil y de tener a los agentes desprotegidos por “falta de medios” para actuar. Además, ha explicado que lo sucedido en Melilla no era un hecho “aislado” porque llevaban ya meses produciéndose, pero aun así los agentes seguían sin disponer de medios suficientes. “Ha habido 55 agentes de la Guardia Civil heridos de 100 agentes que tenía el dispositivo. Ya solo por eso debería de haber dimitido. No trate a los españoles como tontos”, ha afirmado.

A partir de ahí, Vázquez ha desvelado las “mentiras” de Marlaska: ha negado que se alertara a la Guardia Civil de posible avalancha con antelación (a las 5 de la madrugada) porque el primer contacto entre la Benemérita y la policía marroquí fue a las 8.53 horas. “Rompen dos puertas de entrada a las 8.42 y las dos son españolas, donde quedaron atrapadas ciento de personas”, ha explicado. También ha desmentido que se rechazaran a 103 migrantes en frontera porque han sido 470; ha criticado la falta de transparencia porque se oculta una hora y media de grabación que “corresponde a actuaciones de fuerzas marroquíes” de las 8 horas de imágenes grabadas sobre lo ocurrido ese 24 de junio (imágenes que solo han podido ver los diputados de la Comisión de Interior); y, finalmente, Vázquez ha acusado a Marlaska de mentir “a los españoles cuando dijo que no se produjeron victimas mortales y ahora sabemos que hay un muerto”.

Vox, Podemos, ERC, PNV

Desde Vox, el diputado Javier Ortega-Smith ha descrito lo ocurrido en la valla como un asalto “masivo y organizado, muy violento”. Ha arremetido contra el ministro por la falta de efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. “Había superioridad numérica que ellos conocen perfectamente, que le da ventaja ante las fuerzas de seguridad” y lo comparó con el referéndum ilegal en Cataluña en 2017 “donde nuestros agentes se vieron sobrepasado en número”. Pidió la dimisión de Marlaska “por tener abandonados a los nuestros en la frontera de España”, lamentó. Desde ERC, el diputado Miguel Ángel Gutiérrez vio confirmada la mentira de Marlaska al ver los videos. “Usted miente para esconder la falta de medios y personal en Melilla”.

Por su parte, el diputado de Unidas Podemos, Enrique Santiago, pidió reformas legales para cambiar la ley y así evitar este tipo de avalanchas con el objetivo e que se puedan tramitar antes de entrar en España solicitudes de refugio y asilo en Ceuta y Melilla. “Hagamos las reformas legales para que nadie tenga que saltar una valla”, pidió. Contradijo, como el resto de diputados, que no hubiera muertos en territorio español. “Se produjo una avalancha en territorio español y estas personas no podían retroceder. Se produjeron al menos heridos y un fallecido en dependencias españolas”, en relación al vídeo hecho público ayer. Criticó, además, que se omitiera la “obligación de socorrer a los heridos y fallecidos.

Desde ERC, la diputada María Carvalho pidió la dimisión del ministro y negó que perteneciera a un gobierno de izquierdas. “Ustedes son tan de izquierdas como Vox es de centro. ¿Es progresismo tratar así a las personas en las fronteras?”, se preguntó. Aseguró que si sigue en su ministerio es porque “las personas muertas son negras. Si fueran blancas ya no estaría aquí”.

Desde el PNV, Mikel Legarda Uriarte insistió en que el “puesto fronterizo se encuentra en su totalidad en territorio español, al margen de donde actúen las fuerzas de uno y otro país”. Desde Bildu, el diputado Jon Iñarritu vio “incomprensible” que el ministro se siga “enrocando teniendo ya pruebas evidentes”.