El regreso de Coto Matamoros: “Kiko es un degenerado”... y la respuesta de Kiko: “Es una víctima de sí mismo”

Ha vuelto a España y ajusta de nuevo cuentas con su hermano al que califica de «ruin» tras sus últimas declaraciones en televisión

20 de enero del 2021 (Alicante) Coto Matamoros nos recibe en exclusiva en su casa.
20 de enero del 2021 (Alicante) Coto Matamoros nos recibe en exclusiva en su casa.Puntopress/Joaquín P. Reina

En la década de los años 90 y principios de la de 2000, logró consagrarse como uno de los rostros más populares de la pequeña pantalla. Coto Matamoros experimentó el éxito de la mano de Javier Sardá en el que hasta ahora ha sido el «late show» más longevo de la televisión española: «Crónicas Marcianas». su carácter polémico y sus comentarios deslenguados conquistaron a los espectadores. Sus intervenciones fueron lo más visto de cada día. Su carrera mediática fue «in crescendo» y los programas más ácidos de la época, como «La Noria», «TNT» o «Tómbola», la antesala de lo que hoy es «Sálvame», contaban con él en su equipo de colaboradores.

En la audiencia generaba especial interés los numerosos y tensos enfrentamientos que protagonizaba junto a su gemelo, Kiko Matamoros, quien en un principio ejercía de su representante. La pugna pública entre los hermanos se convirtió también en un reclamo de audiencia e incluso Coto, harto de que lo confundieran con su mediático gemelo, decidió tatuarse media cabeza para trazar la línea definitiva entre ellos. Su nefasta relación se tradujo en importantes beneficios económicos para los dos gracias a sus ataques. Hoy las espadas siguen en alto y Coto llega dispuesto a ajustar cuentas de nuevo con Kiko, al que tilda de «ruin».

Pese al auge mediático de Coto, en 2013, y tras experimentar un duro episodio por su ingreso en prisión, su vida dio un giro de 180 grados y se retiró del foco para empezar de cero. Años más tarde, en su búsqueda personal de la felicidad, decidió cruzar el charco para iniciar una nueva etapa en República Dominicana, donde se convirtió en «coach» espiritual y en predicador del desarrollo personal, impartiendo charlas y conferencias por diferentes países de Latinoamérica. Sin embargo, Matamoros ya se ha despedido definitivamente de aquella aventura allende los mares y ha vuelto a España.

Coto Matamoros
Coto Matamoros

Coto Matamoros ha confirmado a LA RAZÓN que en la actualidad reside en la localidad alicantina de Campello, por lo que le es imposible vivir ajeno a las polémicas que en la actualidad afectan a su hermano, Kiko. El colaborador de «Sálvame» reveló el domingo pasado en una edición especial del programa «Deluxe» que es drogadicto y que consume cocaína desde los 15 años, unas declaraciones que han provocado la reacción inmediata de su hermano Coto y que este diario ha podido recoger en exclusiva.

Veinte o treinta querellas

A Coto le enerva profundamente que sea ahora cuando Kiko confiese públicamente su relación con las sustancias ilegales, después de haberle menospreciado públicamente en numerosas ocasiones por ese mismo motivo. «Se ha tirado 20 años negando que se drogaba, me descalificaba por ser drogadicto y ahora dice que es cocainómano desde los 15 años para llamar drogadicta a Makoke. Es el tipo mas ruin que pisa la tierra», ha declarado Coto a este periódico desde su residencia en Campello.

El polemista no perdió detalle de la entrevista más descarnada de su hermano, al que se refiere siempre como «Mortadelo», y no se corta a la hora de emplear descalificativos sobre la intervención de Kiko Matamoros en sus últimas apariciones. «Es un degenerado y en la entrevista hubiera pagado por matar a Makoke. Ha llegado al límite de la obscenidad y ha demostrado una miseria estratosférica, un matonismo con su mujer y una suciedad infinita. Ha perdido la poca dignidad que le quedaba», expone, refiriéndose a Makoke y a las incendiarias declaraciones del tertuliano que la relacionaban con supuestos malos hábitos.

Kiko Matamoros y Makoke en 2017.
Kiko Matamoros y Makoke en 2017.

Cabe recordar que Coto Matamoros fue detenido en su día por un presunto delito de tráfico de drogas. En el año 2012 él mismo se defendió de estas acusaciones asegurando que Kiko había sido «el verdadero responsable y artífice de todo». Según su testimonio, fue el colaborador de Telecinco el que orquestó el plan, recayendo sobre él la difícil misión de transportar la droga: «Yo fui el tonto que pasó la cocaína».

Comprobado queda que la relación entre ambos es y será inexistente. Coto disfruta de ello y no duda en afirmar que siente una gran tranquilidad por vivir alejado de su gemelo, aunque en los momentos en los que le asaltan las dudas, visiona en internet todas las intervenciones en las que, según él, Kiko le insulta y le calumnia. «No me planteo un acercamiento con él. Si yo fuese justo le tendría que haber metido veinte o treinta querellas criminales», asegura.

Tensiones aparte, Coto Matamoros se muestra emocionado ante la llegada de un nuevo proyecto profesional que puede volver a ponerle en el punto de mira. Y es que el día 14 de febrero se estrenará «DDT», un programa online con una plataforma propia y cuyo contenido estará muy bien definido: «’'DDT’' estará fuera del control de la censura de la izquierda y será muy crítico con la situación actual de nuestra sociedad», ha deslizado a LA RAZÓN.

Kiko Matamoros: «Es una víctima de sí mismo»

Si partimos de la base de que Coto Matamoros considera a su hermano Kiko «un psicópata», es fácil de comprender que entre los hermanos gemelos no exista el menor sentimiento de cariño. Pero mientras Coto sigue, erre que erre, arremetiendo contra Kiko, éste se muestra respetuoso cuando se le pregunta si no cabe una reconciliación después de tantos años de desafueros.

Kiko Matamoros paseando por las calles de Madrid
Kiko Matamoros paseando por las calles de Madrid

–No sé nada de Coto ni quiero saberlo, pero desde aquí le deseo lo mejor, esté donde esté. Que sepa que no le recuerdo con rencor. Coto es una pobre víctima de sí mismo.

–¿No podría haber una reconciliación?

–Él se cargó la armonía que existía entre los dos.

–¿Y no le daría la oportunidad de recuperar el afecto de hermanos?

–No tengo necesidad de que entre en mi vida. Que le vaya bien, no le deseo ningún mal, porque, evidentemente, es mi hermano, pero no quiero saber nada de él.

Es una situación penosa...

–Y qué quiere usted que haga, si esa situación vino por su culpa. Yo no marqué los tiempos ni le hice absolutamente nada.

Esta misma semana, el tertuliano de «Sálvame» confesaba su adicción a la cocaína y un episodio que podría haberle costado la vida: «A una persona muy cercana a mi ex mujer, Makoke, le ofrecieron dinero para asesinarme. Había un camello que me suministraba la cocaína y le dijeron que debía echar un producto en la droga para matarme. Pero no quiso hacerlo».

Kiko Matamoros y su mujer, Makoke, en la presentación la noche del Teatro Flamenco Madrid
Kiko Matamoros y su mujer, Makoke, en la presentación la noche del Teatro Flamenco Madrid

–Dice que se considera «cocainómano para toda la vida». ¿Es imposible dejar las drogas?

–Desde que estoy con mi novia Marta casi no consumo, lo hago a veces con amigos que vienen a casa. Marta me echa la bronca, porque es antidrogas... Es una mujer que ha traído serenidad y amor a mi vida en todos los aspectos. Por eso, queremos casarnos y ser padres. Cuando pase toda esta pandemia nos uniremos en matrimonio. Los dos estamos ilusionados con tener un hijo, es un proyecto de vida maravilloso.

–¿Tienen fijada ya una fecha?

–No, nos gustaría que fuera en septiembre si la situación se ha normalizado. Pero no queremos organizar nada hasta que estemos seguros de que la boda se podrá celebrar con invitados… Que estemos todos vacunados y todo eso.

Kiko sueña con reunir ese día a todos sus hijos: «Ojalá que para esas fechas estemos todos unidos, para que me acompañen en la ceremonia. Será un día de mucho disfrute familiar. Y ellos no deben faltar».

–¿Incluida Ana, su hija pequeña…?

–Claro, desde luego. Espero que Ana, a pesar de mis diferencias con su madre, con Makoke, esté presente el día de mi boda con Marta.

Kiko Matamoros y Marta López
Kiko Matamoros y Marta LópezInstagram (nombre del dueño)

–¿Era ineludible descubrir públicamente su adicción?

–Todo viene por el tema del camello y del intento de asesinato. Tenía que reproducir el cuadro completo de cómo se produce ese intento de quitarme de en medio. Es un turbio asunto del que tiene conocimiento más gente, como la misma Marta López, mi compañera de plató.

–¿Le llegó a superar el miedo?

–No, si lo tuviera sería horrible. Hace mucho tiempo de aquello y ya me da igual. Hay que vivir con lo que te toca. El miedo es el peor lastre que puede tener una persona en su vida. Y yo no lo quiero a mi lado.

–¿Su imagen de tipo duro se corresponde con la realidad?

–Creo que soy muy duro, pero también demasiado sentimental. Una cosa compensa a la otra.