Gente

El príncipe Carlos no quiere que Eduardo sea duque de Edimburgo

El heredero quiere para él el cargo que ostentó su padre

Carlos de Inglaterra se niega a que su hermano herede el título de duque de Edimburgo
Carlos de Inglaterra se niega a que su hermano herede el título de duque de Edimburgo

Es tradición en la familia real británica que cuando un hijo de la reina Isabel II se casa reciba un título. El príncipe Eduardo de Inglaterra se casó con Sophie Rhys-Jones en junio de 1999. Fue entonces cuando ya se produjo el primer desagravio ya que en lugar de recibir un ducado, Eduardo y Sofía se convertían solo en condes de Wessex. Pero el título iba acompañado de la promesa de que se convertirían en duques de Edimburgo cuando falleciera el príncipe Felipe.

Los Condes de Wessex, en Ascot. Reuters/Andrew Boyers FOTO: ANDREW BOYERS Action Images via Reuters

El marido de la reina Isabel falleció el pasado mes de abril y no ha habido traspaso de títulos. Es más, el heredero de la Corona Británica, el príncipe Carlos ha decidido que lo quiere para sí mismo.

En principio se pensó que se trataba de un rumor, sin embargo ha sdio el periódico The Times el que citando a dos fuentes cercanas al príncipe de Gales señalaban que “El príncipe [Carlos] es hoy por hoy duque de Edimburgo, y de él depende lo que suceda con el título. No irá a parar a Eduardo”, afirma una, mientras que otra asegura: “[El ducado de] Edimburgo no será para los Wessex en lo que al príncipe respecta”. Una decisión que deberá esperar a cuando Carlos sea rey.

El día de la boda de Eduardo y Sophie, Buckingham emitió un comunicado en el que se establecía que sería Eduardo el que ostentaría el título. “La reina, el duque de Edimburgo y el príncipe de Gales han acordado que al príncipe Eduardo se le otorgará el ducado de Edimburgo cuando el presente título que ahora ostenta el príncipe Felipe finalmente regrese a la Corona”, decía la nota oficial.

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo, el pasado 13 de junio

En un principio el título lo iba a recibir el príncipe Andrés, que el día de su boda con Sarah Fergusson fue investido duque de York, un título que suelen llevar los segundos hijos varones de los soberanos. “Mi padre tenía mucho interés en que el título continuara, pero no se movió rápido con Andrés, así que pensó en nosotros. Fue una idea preciosa”, reconocía Eduardo sobre un título creado en 1726 por Jorge I,y que su padre ostento durante los 70 años que estuvo casado con Isabel II.