Gente

Meghan Markle: el tribunal quiere oír todo lo que sabe del príncipe Andrés

El abogado de Virginia Roberts Giufre, supuesta víctima de Epstein, quiere llamar a declarar a la duquesa de Sussex

Meghan Markle
Meghan Markle FOTO: Stefan Jeremiah AP

A la Casa Real británica se le complica cada vez más poder evitar un escándalo por ver a alguno de sus miembros declarar en el juicio de Gishlaine Maxwell, celebrado en un tribunal federal de Nueva York, por la complicidad con su expareja y socio, el pedófilo Jeffrey Epstein.

La mayor red de pedofilia de la élite estadounidense, que ha salpicado a personalidades de todo el mundo, ha dirigido gran parte de su atención mediática y social hacia el príncipe Andrés, identificado por una de las supuestas víctimas de sus abusos. El Duque de York negó durante años dichas acusaciones, alegando que no había conocido a la denunciante, Virginia Roberts Giuffre, pero unas fotografías demostraron lo contrario.

Las mentiras del príncipe Andrés le costaron la deshonra de su familia, que lo había defendido desde el principio, anunciando que mantendrían al margen de las responsabilidades y derechos de la Corona británica al tercer hijo de la Reina Isabel II.

El príncipe Andrés se ha convertido en uno de los rostros conocidos más destacados del escándalo sexual Epstein y la posibilidad de que se siente en un banquillo se baraja cada vez con más fuerza. Los abogados de Virginia Roberts Giuffre, quien asegura que el Duque de York abusó de ella al menos durante tres ocasiones siendo menor de edad, dieron a conocer sus intenciones de solicitar de manera formal la declaración del príncipe Andrés bajo juramento.

El príncipe Andrés del Reino Unido
El príncipe Andrés del Reino Unido FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Hecho que ha llevado a especular a la prensa británica con la participación de su exesposa, Sarah Ferguson, como testimonio citado también a declarar en el juicio, aunque su residencia en el Reino Unido podría impedir su implicación. Otro de los nombres que se ha mencionado en diversas ocasiones y va en aumento estos días entre el resto de las opciones de testigos vinculados a la familia real británica es la mujer del príncipe Harry, la estadounidense Meghan Markle.

Mientras los miembros del jurado realizan deliberaciones esta semana, desde el tribunal de Manhattan, los rumores sobre la posibilidad de que ambas sean citadas a declarar van en aumento y han copado todas las portadas de los principales rotativos del Reino Unido.

El abogado que representa a la supuesta víctima de los abusos, David Boies, declaró que la Duquesa de Sussex es alguien con quien se puede contar “para decir la verdad” y, al vivir en Estados Unidos, Markle estaría sujeta a jurisdicción de los tribunales donde se lleva a cabo el juicio. “Debido a su asociación pasada con él, es muy posible que tenga conocimientos”, añadió el letrado, puntualizando estar considerándolo sin haber tomado todavía una decisión al respecto.

El príncipe Andrés y Virginia Roberts, su supuesta víctima
El príncipe Andrés y Virginia Roberts, su supuesta víctima FOTO: redes sociales LA RAZON

Las deliberaciones de esta semana ponen fin a un juicio de casi un mes de duración. El testimonio de cuatro mujeres que acusan a Maxwell de haberlas reclutado y preparado para que Epstein abusara de ellas cuando eran menores de edad, entre 1994 y 2004, podría condenar a 70 años de cárcel a la supuesta cómplice del magnate neoyorkino si fuera declarada culpable.

Ghislaine Maxwell se ha negado a testificar en defensa propia, pero ha ratificado su inocencia ante las graves acusaciones contra ella: seis cargos federales por tráfico sexual de menores, incitar a niñas a viajar para participar en actividades sexuales ilegales, incitarlas a cometer actos sexuales delictivos y también por conspiración.

Los fiscales han intentado demostrar durante el mediático juicio, al que no han estado permitidas las cámaras hasta ahora, la vinculación entre Maxwell y Epstein, asegurando que las acciones de la socialicé británica fueron cruciales para que el pedófilo pudiera llevar a cabo su prolongado plan de abusos. La Fiscalía también considera esencial el apoyo de su exnovia y socia para que Epstein pudiera extender sus abusos a nivel internacional en sus múltiples propiedades en Manhattan, Palm Beach, Nuevo México, Las Islas Vírgenes y Londres, esta última residencia de Maxwell.

La defensa, por su parte, ha centrado su caso en largos interrogatorios a las cuatro víctimas de Epstein denunciantes, atacando sus motivaciones económicas y alegando su falta de memoria ante unos hechos que sucedieron cuando todas ellas, hoy en día mujeres, eran menores de edad.

“Un hombre soltero de mediana edad que invita a una adolescente a visitar su rancho, a venir a su casa, a volar a Nueva York, es espeluznante. Pero cuando ese hombre va acompañado de una mujer elegante, sonriente, respetable y de su edad, es cuando empieza a parecer legítimo”, declaró la fiscal, Allison Moe, a los miembros del jurado. “Y cuando esa mujer anima a esas niñas a dar un masaje a ese hombre, cuando actúa como si fuera totalmente normal que el hombre toque a esas niñas, las atrae a una trampa. Permite al hombre silenciar las señales de alarma”, añadió la fiscal.

El alegato de la defensa, sin embargo, trató de distanciar a Maxwell de Epstein justificando que a ella también la había manipulado. Su abogada, Laura Menninger, acusó a la Fiscalía de basar su caso en especulaciones y fotografías del pasado de la pareja para distraer la atención. “Está siendo juzgada aquí por estar con Jeffrey Epstein y tal vez eso fue el mayor error de su vida, pero no fue un crimen”, añadió Menninger al jurado.