Famosos

Las lágrimas de Bustamante siguen copando audiencia: de sus llantos en ‘OT’ a los de ‘MasterChef’

El cantante tiene claro que su naturalidad a la hora de mostrar sus sentimientos es un gran punto a su favor

David Bustamante en 'MasterChef'
David Bustamante en 'MasterChef'TVE

El cántabro celebra su 20 aniversario en el mundo de la música, pero no hay cosa que se le dé mal al cantante, y es que se encuentra contando los días para el estreno de ‘Ghost’, el musical que protagonizará, un nuevo reto que supone cumplir un sueño. Además, ahora podemos verle desplegando sus “artes culinarias” y su simpatía en ‘Masterchef Celebrity 6’, el programa de TVE, donde su nombre ya suena como uno de los grandes favoritos.

El talento de David Bustamante es algo incuestionable, pero si hay una palabra que lo defina -además de talentoso claro- esa es sentimental. Y es que el de San Vicente de la Barquera irrumpió hace 20 años en nuestras vidas a través de ‘Operación Triunfo’, el talent show más famoso de la televisión, y consiguió robar un pedacito de nuestro corazón por su gran empatía y sensibilidad.

No hay nadie que no recuerde a un joven Bustamante derramando sus lágrimas en prácticamente cada una de las galas, una actitud de chico humilde y sensible que logró catapultarlo a la fama otorgándole el tercer puesto de ‘OT1′, por detrás de Rosa López y David Bisbal.

Ahora, la actitud de David dista poco de la de aquel chico que conocimos hace 20 años. Y es que en tan solo un programa de ‘MasterChef Celebrity’, el cántabro ya ha roto a llorar sin consuelo.

Aunque esta vez el motivo fue la bronca que recibió por parte de Pepe Rodríguez en la primera prueba de cocina, en la que este le reprochaba que desperdiciara ingredientes. Una situación que consiguió desbordar al cantante, que agobiado y desesperado se preguntaba: ”¿algo más que hundirme en la miseria?”. Y aunque la demostración culinaria no fuera como se esperaba, Bustamante se aseguró una nueva semana en el programa; eso sí, con lágrimas en los ojos, porque como él mismo aseguraba, había trabajado duro para llegar hasta allí: “Personalmente me sentía la oveja negra porque pensaba que tenerme en un equipo iba a ser un punto flojo. Y por eso he intentado trabajar al máximo para suplicar mis carencias”.

“Busta” sabe ganarse a la audiencia y tiene claro que su naturalidad a la hora de mostrar sus sentimientos, es un gran punto a su favor.