“Si Draghi no tiene éxito, quien se beneficiará será la Liga de Salvini”

El experto Piero Garofalo explica las claves de la nueva era en Italia con el economista del BCE a los mandos del país

El primer ministro italiano Mario Draghi  durante una de sus primeras ceremonias como "premier" el viernes en Roma
El primer ministro italiano Mario Draghi durante una de sus primeras ceremonias como "premier" el viernes en RomaFABIO FRUSTACIEFE

Arranca la era Draghi. El ex presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha logrado el beneplácito tanto de la Senado como la Cámara Baja y ahora tiene por fin las riendas de Italia. Piero Garofalo, profesor en la Universidad de New Hampshire, explica a LA RAZÓN que “la sólida propuesta de Mario Draghi para el uso de los fondos de recuperación también promete proporcionar un estímulo al lento crecimiento y la baja producción de la economía de Italia”. El experto en política italiana detalla que “Draghi presentó un programa proeuropeo y estas posturas no son populares ni en el M5E (ni en la Liga” de Salvini”. Con todo, Garofalo señala que los italianos esperan de Draghi un “enfoque coherente y acelerado para abordar la pandemia, una campaña de vacunación bien organizada y un relanzamiento de la economía”.

¿Qué espera la Unión Europea del nuevo primer ministro italiano, Mario Draghi?

La Unión Europea espera estabilidad y responsabilidad política. El fin de semana pasado, Mario Draghi formó un gabinete compuesto por tecnócratas y políticos de diferentes partidos. Aunque la mayoría de estos nombramientos, quince, son políticos, los tecnócratas dirigen los ministerios encargados del plan de recuperación de Italia. El apoyo de los principales partidos políticos reduce la presión para convocar elecciones anticipadas (las próximas elecciones generales están programadas para 2023) y sirve para promover el crecimiento económico. A través del fondo de recuperación de la UE, Italia puede recibir cerca de 200.000 millones de euros en subvenciones y préstamos durante los próximos seis años. Bajo el liderazgo de Giuseppe Conte, el Gobierno italiano había presentado un sólido proyecto de plan para los fondos a Bruselas. Mario Draghi ha prometido fortalecer esa propuesta a través de una serie de reformas centradas en los impuestos, el sistema legal y la administración pública. También ha manifestado que no rescatará empresas con modelos de negocio insostenibles. Con respecto a la propuesta de Conte que se enfocó en áreas de gasto, la propuesta de Draghi equilibra las prioridades de gasto con reformas para reducir la deuda de Italia. Estas son precisamente las garantías (y resultados) que espera la UE.

¿Impulsará a los países del sur de la UE?

Como primer ministro, Mario Draghi sin duda proporcionará una voz más fuerte para la parte sur de Europa que sus predecesores. El Brexit, la decisión de Angela Merkel de no buscar la reelección y el incierto futuro político de Emmanuel Macron crean un espacio para que Mario Draghi asuma un papel de liderazgo en el Consejo Europeo. Para impulsar la parte sur de Europa, la UE necesita aumentar la capacidad de inversión en los estados miembros. Estos incentivos financieros y un mayor acceso al capital beneficiarán a toda la UE, pero tendrán el mayor impacto en las economías más débiles del bloque. Si Mario Draghi tiene éxito en la reconfiguración de las relaciones de poder de la CE, los estados del sur se beneficiarán de los cambios que traerá a la política económica de la UE para estimular economías de crecimiento lento.

¿Y qué esperan los italianos del nuevo primer ministro?

Mario Draghi disfruta de altos índices de aprobación entre el público italiano tanto por su estatura internacional como porque, en lugar de que se le pida que haga recortes draconianos en el gasto en nombre de la austeridad, se le encarga de asignar la parte de Italia del plan de recuperación de la COVID-19 de la UE. Los italianos esperan un enfoque coherente y acelerado para abordar la pandemia, una campaña de vacunación bien organizada y un relanzamiento de la economía. En las últimas semanas, Italia ha tenido una tasa de positividad diaria menor al 5% en las pruebas de COVID-19, mientras que la disponibilidad de la vacuna se ha visto obstaculizada por problemas de suministro y distribución. Estos problemas no son exclusivos de Italia ni son simplemente una cuestión de liderazgo. No obstante, la baja tasa de positividad y el aumento de las vacunas acelerarán el regreso de las actividades económicas diarias, y Mario Draghi ha explicado cómo planea hacerlo. La sólida propuesta de Mario Draghi para el uso de los fondos de recuperación también promete proporcionar un estímulo al lento crecimiento y la baja producción de la economía de Italia.

¿Por qué algunos miembros del M5E votaron en su contra en el Senado y en la Cámara Baja? ¿Por qué Draghi es tan divisivo para ellos? Su rechazo a Draghi, ¿puede afectarlos en las próximas elecciones?

Con la excepción del partido conservador nacional Hermanos de Italia, dirigido por Giorgia Meloni, todos los partidos políticos importantes han apoyado al Gobierno de Mario Draghi. De hecho, el 17 de febrero obtuvo el voto de confianza en el Senado por un amplio margen (262 a favor, 40 en contra y 2 abstenciones), una de las mayorías más grandes de la posguerra. (El récord lo tiene otro tecnócrata, Mario Monti, que recibió 281 votos por el “sí” en 2011). De los 40 que votaron en contra de Mario Draghi, no es sorprendente que 19 sean de Hermanos de Italia. Del resto de objetores, 15 son del M5E (Movimento 5 Estrellas) y el resto son del Gruppo Misto (senadores y diputados que no son miembros de otro grupo parlamentario). Mario Draghi presentó un programa proeuropeo y estas posturas no son populares en el M5E (ni en el partido Liga). El populismo que impulsó al M5E y la Liga es menos pronunciado hoy que en el período prepandémico, ya que estos partidos han buscado posiciones conciliatorias. Por ejemplo, el M5E apoyó a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en junio de 2019, y la Liga apoya ahora a Mario Draghi. Las divisiones internas dentro del M5E llevaron a una votación dividida sobre el apoyo al nuevo Gobierno porque el liderazgo del partido no exigió conformidad. Los miembros del M5E tienden a ser anti-Europa, anti-inmigración, anti-vacunas, anti-alianzas, pro-medio ambiente y pro-democracia directa. Con la excepción de pro-medio ambiente, el M5E y Mario Draghi parecen tener poco en común. Los miembros de M5E que votaron “no” son quizás menos pragmáticos que sus colegas, pero se adhieren al espíritu del movimiento “anti-establishment”. En cierto sentido, demuestran la libertad del partido para tomar decisiones individuales, por lo que el voto dividido puede beneficiar al partido en términos de su percepción pública. Dicho esto, el M5E ya es un partido que corre el riesgo de sufrir pérdidas importantes en las próximas elecciones. Tras la votación, Mario Draghi habló sobre su plan de vacunación, reformar la sanidad, igualdad de género, el Sur, el Plan de Recuperación, cambio climático, turismo, reforma fiscal, reforma laboral, reforma de la administración pública, reforma del sistema judicial e inmigración. Es una agenda ambiciosa, que si tiene éxito, beneficiaría a quienes votaron por el “sí” (el centro-izquierda y el M5E en su conjunto). Si el Gobierno de Mario Draghi no tiene éxito, entonces el probable beneficiario sería la Liga (el partido de Salvini), ya que su apoyo se ha enmarcado como una concesión al bien común en tiempos de crisis.