La Armada china expulsa al destructor USS Benfold de EEUU al acercarse a las islas Paracelso en el Mar de China

El buque de guerra estadounidense “violó gravemente” la soberanía territorial china, dicen las autoridades del gigante asiático

El destructor de Estados Unidos USS Benfold navegando por Asia
El destructor de Estados Unidos USS Benfold navegando por Asia FOTO: Petty Officer 2nd Class Arthur R AP

La Marina de Estados Unidos navegó este miércoles con su destructor USS Benfold cerca de las islas controladas por Pekín en el mar de China Meridional. Para Washington se trata de una patrulla destinada a reafirmar la libertad de navegación a través de esta estratégica vía marítima, pero desde Pekín se considera una grave provocación y su Ministerio de Defensa ordenó a su Armada expulsar de forma inmediata al barco americano, convertido en un quebradero de cabeza para las autoridades chinas. Este destructor ha estado operando con el portaaviones USS Ronald Reagan, con sede en Japón, que comenzó su última patrulla en mayo. El miércoles, la Séptima Flota anunció que el USS Ronald Reagan había entrado en el Mar de China Meridional.

El destructor de misiles guiados USS Benfold navegó más allá de las Islas Paracelso, a unas 200 millas de las costas de Vietnam y Hainan, y continuó a partir de entonces con operaciones en el Mar de China Meridional. La misión sirvió para “defender los derechos, las libertades y los usos legales del mar”, dijo la Séptima Flota en un comunicado de prensa. La Armada de EEUU, además, respondió que las declaraciones de China sobre esta misión eran “falsas” y que su intención es “tergiversar las operaciones marítimas legales de EEUU y reafirmar sus excesivas e ilegítimas reclamaciones marítimas a expensas de sus vecinos”.

La reclamación de Pekín sobre la presunta soberanía sobre las islas Paracelso fue rechazada por el derecho internacional, según un informe del Departamento de Estado de EEUU de 1996.

Para EEUU, estas operaciones de patrullaje se consideran clave a la hora de mantener su presencia en el Indo-Pacífico, donde China ha aumentado su peso a través de una fabulosa campaña de construcción de barcos. El gigante asiático tiene actualmente la Armada más numerosa del mundo. Pekín también ha alarmado a EEUU, Australia y Nueva Zelanda con la firma de un acuerdo de defensa mutua con las Islas Salomón, en virtud del cual podría recibir tropas chinas en emergencias y posiblemente establecer una presencia militar permanente.

El destructor USS Benfold
El destructor USS Benfold FOTO: Wikipedia Wikipedia

En respuesta al paso del Benfold, el Comando del Teatro del Sur de China rastreó los movimientos del buque y le ordenó que abandonara el área, dijo el coronel de la Fuerza Aérea Tian Junli citado en el sitio web del Ministerio de Defensa. “Nuestras tropas en el área militar están en alerta máxima en todo momento para salvaguardar la soberanía nacional, la seguridad y la paz y la estabilidad en el Mar Meridional de China”, dijo el ministerio.

Pekín ocupa las Islas Paracelso desde 1974, donde tiene unos veinte puestos de avanzada a lo largo de esta cadena de islas. En la más grande, Woody Island, residen más de 1.000 miembros del personal chino, según la web World Factbook de la CIA.

Disputas frecuentes

Cada vez son más frecuentes las disputas de navegación entre China y Estados Unidos en el Indo-Pacífico. Las posibilidades de un enfrentamiento indeseado aumentan considerablemente. Una opción que no descarta el comandante del Cuerpo de Marines, el general David Berger, quien en una charla en el Instituto Hudson la semana pasada dijo que en un conflicto con China, el ejército de EEUU tendría que operar en vastas franjas del océano, en numerosos puertos y otros centros logísticos, que serían especialmente vulnerables. “Creo que la logística en un entorno disputado es un gran desafío para nosotros. No es insuperable, pero debemos reconocer que debemos asumir que nos van a desafiar. Tenemos trabajo que hacer”.

Berger explicó cuál es su plan para el futuro de la Infantería de Marina, la conocida como iniciativa Marine Force Design 2030, que tiene como objetivo cambiar la forma en que operan los marines después de 20 años de guerra centrada en tierra en Afganistán e Irak. Este plan anticipa una fuerza suplente de infantes de marina con base avanzada desplegados dentro del alcance del fuego chino. La idea es posicionar tropas y suministros no solo en caso de conflicto, “sino también hacer que China se lo piense dos veces antes de cualquier ataque porque ya hay fuerzas adelantadas”.

China reclama la propiedad de prácticamente toda la vía fluvial del Mar de China Meridional, a través de la cual pasan alrededor de 5.000 millones en comercio mundial cada año y que contiene bancos de peces y recursos minerales submarinos muy valiosos. Filipinas, Brunei, Malasia, Vietnam y Taiwán también presentan reclamaciones sobre esta región.

El Comando del Teatro del Sur del Ejército Popular de Liberación dijo afirmó que las acciones del barco estadounidense violan gravemente la soberanía y la seguridad de China al ingresar ilegalmente a las aguas territoriales de China alrededor de las Paracelso, que también son reclamadas por Vietnam y Taiwán.

“El Comando de Teatro Sur del EPL organizó fuerzas marítimas y aéreas para seguir, monitorear, advertir y alejar” el barco, agregó, mostrando imágenes del Benfold tomadas desde la cubierta de la fragata china Xianning. “Los hechos muestran una vez más que Estados Unidos es nada menos que un ‘creador de riesgos de seguridad en el Mar de China Meridional’ y un ‘destructor de la paz y la estabilidad regionales’”. China tomó el control de las Islas Paracel del entonces gobierno de Vietnam del Sur en 1974.

El lunes marcó el sexto aniversario de un fallo de un tribunal internacional que invalidó los amplios reclamos de China sobre el Mar de China Meridional, un conducto para el comercio marítimo por valor de aproximadamente $ 3 billones cada año. China nunca ha aceptado el fallo.

China reclama casi todo el Mar de China Meridional. Vietnam, Filipinas, Malasia, Taiwán y Brunei también. Casi todas estas naciones creen que tienen derechos de propiedad sobre las Islas Paracels y las Islas Spratly, las dos cadenas de islotes que hay en la zona, donde también existen decenas de atolones, cayos, bancos de arena y arrecifes. China ha construido islas artificiales en algunas de sus propiedades en el Mar Meridional de China, incluidos aeropuertos, lo que genera preocupaciones regionales sobre las intenciones de Pekín.

La vicepresidenta Harris promete ayuda la Pacífico

En este contexto, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, aseguró a los líderes de las islas del Pacífico una mayor participación de Estados Unidos después de reconocer el miércoles que es posible que Estados Unidos no haya brindado en el pasado la atención diplomática que la región merecía.

El discurso virtual de Harris en el Foro de las Islas del Pacífico, que se reunió en la capital de Fiji, Suva, se produce cuando China compite por una mayor influencia en la región del Indo-Pacífico. Harris propuso nuevas embajadas en Tonga y en Kiribati, un estado de Micronesia que se separó esta semana del foro de 18 naciones en un gran golpe a la armonía regional.

Harris también propuso solicitar que el Congreso de EEUU triplique los fondos para la asistencia pesquera a 60 millones al año y designe al primer enviado de al foro. En este foro se discutirá una oferta de China para firmar un acuerdo de comercio y seguridad con 10 naciones que tienen vínculos con Pekín, a lo que se oponen algunos miembros.