Internacional

Guerra

Jersón resiste la ocupación rusa ante el futuro incierto de la guerra

Rusia está intentando romper la oposición pacífica en la región ocupada mientras Ucrania afirma que mujeres y niños fueron evacuados de Azovstal

Las justificaciones de Rusia de su invasión de Ucrania son múltiples y se han diseñado de manera diferente para influir en diversas audiencias. Para algunos ciudadanos e incluso soldados rusos, la promesa de “liberar” a la nación “hermana” de los supuestos “radicales ucranianos en el gobierno” era prominente. Hay señales claras de que muchos rusos no esperaban que Ucrania opusiera resistencia y pensaron que serían recibidos por la mayoría de los ciudadanos, creyendo aparentemente sus propios mitos propagandísticos.

La realidad sobre el terreno en la región sureña de Jerson, ocupada por Rusia, muestra un panorama muy diferente y sombrío. La mayoría predominante de los lugareños se ha enfrentado a los rusos con hostilidad después de que sus tropas mataran a decenas de lugareños cuando capturaron la región e interrumpieron la tranquila y ordenada monotonía de la vida cotidiana. Las protestas contra los invasores estallaron en muchas localidades con miles de personas cantando canciones patrióticas ucranianas, ondeando banderas ucranianas y tratando de empujar los vehículos militares rusos fuera de sus calles.

Aunque desconcertados por la reacción, los ocupantes rusos no han rehuido reprimir a la oposición. Si bien las tropas regulares se han movido en su mayoría más al oeste y norte junto con el frente de batalla, han sido reemplazadas por las fuerzas especiales. Estos últimos están familiarizados con la supresión de la disidencia por años de práctica en Rusia. Dispersan las protestas pacíficas con el creciente uso de la fuerza y han capturado a cientos de personas que pensaban que estaban detrás de la oposición. Según una oficial ucraniana, Tamila Tasheva, hasta 500 personas pueden ser detenidas ilegalmente y torturadas en Jerson.

Este periódico contó en marzo el caso de Sergiy Tsygipa, veterano del ejército ucraniano y activista local de Nova Kajovka. Cuando Jerson fue invadida, Tsygipa comenzó a informar sobre la opresión de los rusos y publicaba la información sobre los movimientos de las tropas rusas en sus redes sociales. Un día fue detenido ilegalmente mientras paseaba con su perro.

Han pasado casi dos meses y todavía no se ha puesto en contacto con su familia. No se han presentado cargos contra él. Lo máximo que su hija, Anastasia, pudo obtener de los rusos fue que Tsygipa les “incomodaba” y no lo dejarían ir a casa. Recientemente apareció un video en el que Tsygipa, presentado como un oficial del Ejército ucraniano, parecía repetir los tropos de la propaganda rusa. Su hija no cree ni por un segundo que haya dicho lo que piensa de verdad. En el video, Tsygipa habla con voz lenta y entrecortada intercalada con numerosos errores gramaticales y pausas. Dos de sus dedos parecen haberse atascado en una posición antinatural.

La mayoría de los políticos locales elegidos democráticamente se han negado a colaborar con los rusos y han seguido administrando los servicios públicos y resolviendo los numerosos problemas derivados del aislamiento de las zonas ocupadas del resto de Ucrania. Esto llevó a los rusos a comenzar a ocupar por la fuerza las oficinas de las autoridades locales, incautando documentación y designando a sus propios representantes. Sin embargo, la oposición de los lugareños parece haber desbaratado por ahora los planes probables de organizar un falso referéndum con el objetivo de proclamar un territorio cuasi soberano controlado por Rusia. Fuentes ucranianas y occidentales advirtieron que tal referéndum podría ocurrir a principios de mayo. Los planes para reemplazar la moneda local, la grivna, con el rublo ruso desde principios de mayo también se han derrumbado por ahora. Los soldados rusos tienen que cambiar sus salarios en rublos a grivnas para comprar cualquier cosa en las tiendas locales.

Muchas empresas han cerrado ya que miles personas han abandonado la ciudad. Hace dos días, los rusos sellaron las principales salidas de la ciudad de Jerson para evitar el éxodo de la población. Algunos siguen saliendo por las carreteras secundarias o incluso a pie, posiblemente arriesgando sus vidas.

Los rusos están tratando de aislar la región no solo físicamente sino también informacionalmente. Hace una semana, los principales operadores ucranianos de telefonía móvil e Internet dejaron de funcionar en Jerson. Internet se restauró en parte pero se reorientó hacia los canales controlados por Rusia, sometiéndolo a los intentos de censura y bloqueo. Las autoridades designadas por Rusia anunciaron que cerrarían el acceso a Facebook e Instagram, que estaban prohibidos en Rusia. El cable proveniente del territorio ucraniano se ha cortado repetidamente en los últimos días mientras los ucranianos intentan repararlo.

El futuro de la región es incierto. Rusia no ha hecho anuncios oficiales sobre sus planes sobre su estatus legal, pero es claramente clave para el acceso al sur de Crimea, controlado por Rusia. Kyrylo Stremousov, uno de los funcionarios designados ilegalmente por Rusia, ha prometido una mayor integración con Rusia anunciando los procedimientos para permitir que los locales puedan solicitar la ciudadanía rusa.

Mientras tanto, las tropas ucranianas continúan combatiendo ya dentro de la región, habiendo empujado previamente a los rusos lejos de Mykolaiv. En las últimas semanas, ningún ejército ha sido capaz de derrotar contundentemente al otro, pero los ucranianos han informado recientemente de la liberación de varias aldeas.

En el este, los ucranianos continúan alejando lentamente a los rusos de Jarkiv. Primero, los duelos de artillería se libran acerca de una localidad contestada. Las fuerzas terrestres sólo avanzan cuando la mayoría de las fuerzas enemigas se retiran bajo la presión de la artillería. Incluso cuando se libera un pueblo, Rusia continúa bombardeándolo desde los pueblos vecinos. La contraofensiva crea una oportunidad a los exhaustos residentes de Jarkiv para que encuentren pronto alivio del bombardeo que ha dejado cientos de muertos en los últimos dos meses. El contraataque ucraniano cerca de Izium, donde unas 20 mil tropas rusas están tratando de empujar hacia el sur a Donbás, puede ser de un carácter diferente. Tiene como objetivo interrumpir los intentos rusos de avanzar y ganar tiempo para que los ucranianos movilicen a sus reservas e incorporen armas proporcionadas por Occidente en su ejército.

Mientras tanto, a última hora del sábado, la viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, informó que todas las mujeres, niños y ancianos han sido evacuados de la acería sitiada en Mariupol, en una operación coordinada por las Naciones Unidas. La próxima fase de evacuación probablemente estaría dirigida a más de 600 soldados ucranianos heridos que aún están atrapados en el interior del laberinto subterráneo de la planta bombardeada junto con varios cientos de defensores ucranianos más.

Ucrania también ha confirmado que logró destruir otro pequeño barco ruso “Serna’' cerca de la Isla de las Serpientes utilizando el dron “Bayraktar” de producción turca. La flota rusa cerca de la isla representa una amenaza para la cercana ciudad de Odesa, la cual fue alcanzada por seis misiles rusos el sábado, sin víctimas.