Mercedes revela su modelo híbrido enchufable más potente

Con la friolera de 831 cv es el AMG más potente de la historia.

Mercedes-AMG GT 63 S E Performance
Mercedes-AMG GT 63 S E Performance FOTO: Mercedes Mercedes

Como si la gama de Mercedes-AMG GT de cuatro puertas no fuera ya lo suficientemente complicada de seguir, hoy la marca añade otro modelo a la gama. Se trata del Mercedes-AMG GT 63 S E Performance. La «E» del nombre indica que se trata del primer híbrido enchufable de Mercedes-AMG y, sin duda, el primero de muchos que vendrán.

¿Qué ofrece el nuevo AMG PHEV? Potencia, y mucha. La combinación de un V8 de 4,0 litros con doble turbocompresor, un paquete de baterías de 6,1 kilovatios-hora y un motor eléctrico montado en el eje trasero da a este coche unos alucinantes 831 CV y un increíble par de 1.400 newton-metros. En pocas palabras, se trata del producto de fábrica de Mercedes-AMG más potente de la historia.

Mercedes-AMG GT 63 S E Performance
Mercedes-AMG GT 63 S E Performance FOTO: Mercedes Mercedes

El equipo de ingenieros de Affalterbach ha colaborado estrechamente con el taller de motores de Fórmula 1 de Mercedes-AMG en el Reino Unido para crear el potente y ligero paquete de baterías. La batería pesa 89 kilogramos y produce 204 CV (152 kW) por sí sola. Pero como el propósito del paquete de baterías es la potencia en lugar de la autonomía, el GT 63 alcanza una autonomía de conducción eléctrica bastante pobre de 12 kilómetros.

Dejando a un lado su limitada autonomía, el GT 63 alcanza los 100 km/h en sólo 2,9 segundos, más rápido que el GT Black Series Coupé (3,1 segundos). El cuatro puertas tarda menos de 10 segundos en alcanzar los 200 km/h, un segundo menos que el GT Black Series, y si encuentras la carretera adecuada (léase Autobahn), el GT 63 S E Performance alcanza los 315 km/h.

Mercedes-AMG GT 63 S E Performance
Mercedes-AMG GT 63 S E Performance FOTO: Mercedes Mercedes

Además de los modos de conducción ya disponibles en los modelos GT 53 y GT 63 -Confort, Sport, Sport Plus, Race y Slippery-, el nuevo modo de conducción eléctrica permite al S E Performance circular con la energía de la batería a velocidades de hasta 130 kmh. Además, cuenta con un sistema de frenado regenerativo de cuatro etapas que va desde el nivel 0 (desactivado) hasta el nivel 3 (conducción a un solo pedal), con un modo regenerativo sólo en pista diseñado para el rendimiento.

Al igual que el resto de modelos AMG GT de 4 puertas, el GT 63 S E Performance recibe el AMG Ride Control plus, que incluye una suspensión adaptativa con sistema de amortiguación neumática. La configuración de la suspensión puede ajustarse individualmente desde los modos de conducción, o ajustarse automáticamente en función del modo, y Mercedes dice que los ingenieros han aumentado aún más el margen entre deportividad y confort en este modelo.

Mercedes-AMG GT 63 S E Performance
Mercedes-AMG GT 63 S E Performance FOTO: Mercedes Mercedes

Visualmente, no hay muchos cambios en este modelo S E Performance en comparación con el GT 63 tradicional, pero hay algunos elementos visuales actualizados. El paragolpes delantero toma prestados elementos del GT coupé, el puerto de carga -situado en el paragolpes trasero- se integra en la chapa justo debajo de las luces traseras, y hay nuevas opciones de llantas de 20 y 21 pulgadas. Las mismas similitudes pueden decirse del habitáculo; la configuración de infoentretenimiento MBUX de todos los demás modelos GT se mantiene, al igual que el nuevo volante de dos radios con botones de respuesta háptica.

Actualmente no hay información sobre el lanzamiento al mercado y el precio del GT 63 S E Performance. Sin embargo, cabe esperar un sobreprecio nada desdeñable sobre los casi 170.000 euros del GT 63 S con potencia V8 pura.

El Mercedes-AMG GT 63 S E Performance debuta en persona esta semana en el Salón IAA de Múnich, antes de salir a la venta en Europa y Estados Unidos en algún momento de este año.