Cáritas de Cartagena atiende a las personas sin hogar a través de su campaña ‘Ola de frío’

Según la ONG, cada semana sigue aumentando el número de personas que necesitan ayuda para conseguir alimentos

Voluntarios de Cáritas, durante un reparto de alimentos y provisiones durante la pandemia DIÓCESIS DE CARTAGENA 17/11/2020Servicio Ilustrado (Automático) DIÓCESIS DE CARTAGENA

Cáritas lleva a cabo en Cartagena la campaña ‘Ola de frío’, por la que voluntarios de la entidad recorren dos días a la semana, los jueves y los domingos, las calles del municipio para ofrecer mantas, comida y conversación a las personas sin hogar, informaron fuentes de la Diócesis en un comunicado.

Según la consejera de Cáritas en Cartagena, Petri García, las personas que participan en esta campaña son “voluntarios con un corazón muy grande” y su principal cometido es atender, escuchar y dar cobijo a quienes no tienen techo.

“Julio, Chencho y Juan Isidro son indispensables para que este proyecto pueda salir adelante y detrás de ellos hay un equipo de voluntarios que quiere estar al lado de los últimos entre los últimos”, ha apuntado García, tras explicar que la crisis sanitaria impide que puedan ser más de tres los voluntarios que se suben a la furgoneta en cada turno.

En este contexto, Cáritas “continúa desarrollando su labor al 100% pero con menos voluntarios”, ya que la institución sigue protegiendo a las personas mayores que colaboraban hasta el inicio de la pandemia y que, por ser personas de riesgo, están recluidas en sus casas. Por eso, animan a los jóvenes a que colaboren prestando su ayuda.

Aumenta la cifra de personas necesitadas

Según García, la situación económica y social provocada por la pandemia del coronavirus “sigue aumentando cada semana el número de personas que necesitan ayuda para conseguir alimentos y productos de primera necesidad”.

En este sentido, ha manifestado que “hay muchas familias nuevas, con un perfil similar al de la anterior crisis, cuando pusimos en marcha el economato. Están volviendo ese tipo de familias que nunca se pondrían en la cola de Cáritas para pedir y que ahora tienen que acudir a nosotros y a los Servicios Sociales”.

Por último, ha destacado la colaboración entre el Ayuntamiento de Cartagena y las entidades que realizan una labor social, trabajando “como una piña”, y ha solicitado la ayuda de empresas y particulares a través de donaciones en especie o económicas para superar esta situación.