EE. UU. avanza en su programa de contramedidas “Glide Breaker” contra misiles hipersónicos

DARPA¸ la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos, ha iniciado la Fase 2 de su desarrollo

Recreación del programa "Glide Breaker".
Recreación del programa "Glide Breaker". FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de DARPA.

El uso del misil hipersónico Kinzhal en la guerra de Ucrania ha elevado la alarma sobre esta nueva clase de armamento aún en manos de muy pocos países. Rusia ya lo ha utilizado, China realizó en 2021 varias pruebas exitosas que el régimen de Xi Jinping negó y Estados Unidos consiguió realizar su primera prueba con éxito el pasado abril.

Un misil hipersónico es aquel que es capaz de alcanzar al menos Mach 5, cinco veces la velocidad del sonido, con una trayectoria baja en la atmósfera. El rango de velocidad de los mísiles hipersónicos va de Mach 5 a Mach 10, entre 6.179 y 12.359 kilómetros por hora, esta última la velocidad que, teóricamente, alcanza el misil Kinzhal usado por Rusia en Ucrania.

El Kinzhal tiene una autonomía de 2.000 kilómetros y puede ser transportado por un avión de combate para mayor alcance, puede maniobrar permanentemente durante su trayectoria y albergar tanto una carga convencional como una ojiva nuclear. Y, sobre todo, es muy difícil de interceptar.

Con una autonomía de 2.000 kilómetros, en el caso del misil hipersónico ruso, esta clase de armamento constituye una preocupación para todos los países, dado que las actuales defensas antimisiles están diseñadas para los de tipo balístico, capaces de alcanzar Mach 5 pero mucho menos maniobrables y con una trayectoria mucho más elevada que los hipersónicos, lo que facilita su detección.

El programa “rompe planeadores”

En este contexto, DARPA, Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos, anunció recientemente el inicio de la Fase 2 de su programa “Glide Breaker” o “rompe planeadores”. Se trata de un programa defensivo que desarrolla un sistema de contramedidas contra los mísiles hipersónicos que la agencia inició en 2018.

Los misiles hipersónicos pueden ser de crucero o de impulso y planeo. Mientras que los primeros se comportan como cualquier otro misil de crucero pero a velocidad hipersónica, los segundos tienen un cohete impulsor que los lleva a esa velocidad y luego se separa de él para que puedan planear hasta su objetivo. “Glide Breaker” tiene el objetivo de contrarrestar el misil durante su fase de planeo, según recoge el medio especializado Interesting Engineering.

En la primera fase de este sistema “interceptador defensivo hipersónico” se diseñaron y se están fabricando dos prototipos de DACS integrados. Estos son sistemas de control de altitud y desvió que permitirán a un “vehículos asesino interceptor” alcanzar un misil hipersónico en su fase de planeo. Las pruebas realizadas en esta fase incluyeron testeo de componentes y demostraciones de “fuego caliente estático” de los prototipos DACS.

La segunda fase que DARPA ha anunciado busca propuestas para “para llevar a cabo ensayos en túnel de viento y en vuelo de los efectos de interacción de los reactores” y, según indica la agencia en el anuncio publicado, obtener datos con los que “validar los modelos e informar futuras actividades de diseño” y seguir desarrollando el sistema DACS.

“La Fase 1 desarrolló la tecnología de propulsión necesaria para lograr alcanzar y destruir amenazas hipersónicas altamente maniobrables. La Fase 2 del programa desarrollará la comprensión técnica de las interacciones de los jets necesarias para permitir el diseño de sistemas de control de propulsión para un futuro vehículo interceptor de fase de planeo operativo. Las fases 1 y 2 juntas llenan las brechas tecnológicas necesarias para que EE. UU. desarrolle una defensa sólida contra las amenazas hipersónicas”, ha señalado el mayor Nathan Greiner, gerente de programa en la Oficina de Tecnología Táctica de DARPA.