Cuando John Lennon apoyó la carrera electoral de Timothy Leary con un himno de los Beatles

El beatle, entregado a la experimentación con el LSD, escribió “Come Together” para que sirviese de sintonía de la campaña electoral del icono de la contracultura a Gobernador de California

Tomothy Leary (segundo por la izquierda) en la cama junto a Yoko Ono y John Lennon durante su protesta pacífica
Tomothy Leary (segundo por la izquierda) en la cama junto a Yoko Ono y John Lennon durante su protesta pacífica FOTO: Archive

Los Beatles habían conocido la marihuana gracias a Bob Dylan en 1964. Sus experiencias como fumadores alimentaron las canciones de “Rubber Soul” (1965), quizá el disco más ensimismado e hipnótico de su carrera. Un año después, de forma involuntaria, John Lennon y George Harrison tomaron sin saberlo de antemano LSD en dos terrones de azúcar en lo que se suponía que debía ser una velada tranquila en casa de un un amigo, John Riley. Ambos habían oído hablar algo acerca del LSD y tenían reticencias a la hora de probar una experiencia tan fuerte. Se marcharon de la casa de su amigo bastante enfadados, pero no podían ir a dormir, así que trataron de ir a tomar algo cuando empezaron a sentirse extraños. Ese sería el comienzo de un viaje decisivo para la música de los Beatles que les llevó a “Revolver” (1966) y mucho más allá, y que conduciría a un encuentro de John Lennon y Timothy Leary, el llamado “hombre más peligroso de América”.

La noche del LSD fue memorable para Harrison y Lennon. Cierto es que pasaron momentos de pánico y de angustia al no poder controlar sus mentes y sus sentidos. Sin embargo, cuando supieron dejarse llevar, fue como la hierba fresca les rozase las neuronas. Esa sensación de bienestar y la conexión con el todo era como multiplicar los efectos de la marihuana por mil. Ambos sintieron que se transformaban y decidieron compartir la experiencia con sus dos compañeros de banda. Ringo Starr accedió a probar el viaje, pero McCartney, no. Como él explicaría después, lo rechazó por miedo: “Altera tu vida y nunca vuelves a pensar lo mismo. John estaba bastante emocionado con esa perspectiva, pero yo estaba asustado”, reconoció en su biografía. Sin embargo, el bajista acabó probándola también por su cuenta y la experiencia cambió al grupo al completo. Con esa nueva perspectiva hicieron “Revolver”, una de sus obras maestras, llena de riesgo y exploradora de caminos nuevos a los que no habrían llegado sin el impulso lisérgico.

El culto al LSD

La contracultura estaba cociéndose tras el telón de la sociedad y McCartney devoraba libros con ideas revolucionarias que enviaba a sus compañeros del grupo. En una ocasión, llevó a Lennon a Indica Books and Gallery, una librería y galería de intereses contraculturales y allí se topó con “La experiencia psicodélica”, el libro de Timothy Leary basado en sus experiencias con el LSD y la relación con el “Libro tibetano de los muertos” coescrito con Ralph Metzner y Richard Alpert. En 1965, Leary ya había tenido sus primeros problemas con la ley en EE UU, tras ser detenido con marihuana, aunque su investigación de las sustancias psicoactivas se remonta a 1959, cuando realizó su primer viaje a Cuernavaca, México, y probó los hongos que desde tiempos ancestrales conocen los chamanes.

En 1966 Leary fundó La Liga para el Descubrimiento Espiritual, una especie de culto que tomaba al LSD como un sacramento y un vehículo para transformar conciencias. Poco después fue expulsado de Harvard por realizar experimentos con LSD con sus alumnos. Leary inició una campaña para que la sustancia fuera reconocida y legalizada pero las autoridades estadounidenses la ilegalizaron. Una nueva detención con marihuana en 1968 estuvo a punto de llevarle a la cárcel, algo que evitó en los tribunales, pero que no le libró de la etiqueta de persona peligrosa. Su respuesta fue tratar de cambiar la política desde la política.

Campaña y cárcel

Todos los periódicos contaban la protesta pacífica de Yoko Ono y John Lennon en la cama y Leary fue hasta allí para unirse a ellos. Allí les revela que su plan es llegar a ser Gobernador de California para cambiar las cosas desde dentro del sistema. Se presentará a las elecciones para disputarle el puesto a un político de nombre Ronald Reagan. Ya tiene un eslogan: “Come Together and join the party” (”Vengan juntos y únanse al partido”, un juego de palabras en el que “party” puede ser tanto partido como fiesta). Pero le vendría muy bien un himno o una sintonía para su campaña electoral.

Esa noche la pasaron juntos escribiendo poemas (que Leary guardó y hoy están en la Biblioteca de nueva York), hablando sobre hinduismo, ego, conciencia y otros viajes. También se dice que allí Lennon escribió “Come Together”, la canción que terminaría formando parte de “Abbey Road” y que iba a ser la sintonía de campaña electoral de Timothy Leary. Sin embargo, nunca llegó a suceder, porque en enero de 1970, Leary fue condenado a diez años de prisión. Al ingresar, fue sometido a un test psicológico por los funcionarios que ignoraban que él mismo había sido el autor y el encargado de diseñar los test, así que consiguió ser ingresado en un área de mínima seguridad de donde se escapó solo unos meses después y huyó de Estados Unidos. La canción nunca fue sintonía electoral y además recibió una demanda por plagio: en 1973, la editora de Chuck Berry denunció el parecido con algunas líneas de la letra de “You Can’t Catch Me” y ambas partes llegaron a un acuerdo extrajudicial.