Cultura

La peste negra: el distanciamiento social y la cuarentena se utilizaron en la época medieval

Los funcionarios de salud pública no entendían los virus, pero entendieron la importancia de mantener la distancia y desinfectar.

Los efectos de la peste negra
Los efectos de la peste negra FOTO: La Razón La Razon

En el siglo XIV, los médicos y funcionarios de salud que luchaban contra el brote de peste bubónica en la Italia medieval no tenían noción de virus o bacterias, pero entendían lo suficiente sobre la peste negra como para implementar algunas de las primeras medidas anticontagio del mundo. A partir de 1348, poco después de que la peste llegara a ciudades como Venecia y Milán, implementaron medidas de salud públicas de emergencia que presagiaron las mejores prácticas actuales de distanciamiento social y desinfección de superficies.

La ciudad de Ragusa (actualmente Dubrovnik) fue la primera en aprobar una legislación que exigía la cuarentena obligatoria de todos los barcos y caravanas comerciales entrantes para detectar infecciones. Algunos historiadores de la medicina consideran que el edicto de cuarentena de Ragusa es uno de los mayores logros de la medicina medieval. Al ordenar el aislamiento de marineros y comerciantes sanos durante 30 días, los funcionarios de Ragusa demostraron una notable comprensión de los períodos de incubación. Es posible que los recién llegados no hayan mostrado síntomas de la plaga, pero serían retenidos el tiempo suficiente para determinar si de hecho estaban libres de la enfermedad.

El período de 30 días estipulado en la orden de cuarentena de 1377 se conocía en italiano como trentino, pero Stevens Crawshaw dice que los médicos y funcionarios también tenían autoridad para imponer estadías más cortas o largas. La palabra inglesa ‘quarantine’ es descendiente directa de ‘quarantino’, la palabra italiana para un período de 40 días. Los funcionarios de salud pueden haber prescrito una cuarentena de 40 días porque el número tenía un gran significado simbólico y religioso para los cristianos medievales. Cuando Dios inundó la Tierra, llovió durante 40 días y 40 noches, y Jesús ayunó en el desierto durante 40 días.

La cuarentena no fue la única herramienta en la batalla en curso de Europa contra la peste, que periódicamente asolaría el continente hasta el siglo XVII. Ragusa también fue la primera ciudad en establecer un hospital temporal para la peste en otra isla llamada Mljet. Este nuevo tipo de instalación de tratamiento financiada por el estado pronto se conocería en toda Europa como un lazareto. El lazareto cumplía dos funciones: era un centro de tratamiento médico y centro de cuarentena. Los pacientes infectados con la peste recibirían alimentos frescos, ropa de cama limpia y otros tratamientos que promueven la salud, todo pagado por el estado.