Deportes

¿A qué juega el PSG con Sergio Ramos?

Su lesión sigue siendo un misterio: el club mantiene un secretismo absoluto sobre su evolución, mientras juega al despiste con su debut y filtra a la prensa posibles sustitutos

Sergio Ramos, junto a Al-Khelaifi y al director deportivo Leonardo
Sergio Ramos, junto a Al-Khelaifi y al director deportivo LeonardoBENOIT TESSIERREUTERS

La historia se repite una y otra vez. Cada semana que comienza parece que será la última para ver a Sergio Ramos aislado de sus compañeros y lejos de los terrenos de juego y, después, cada semana se convierte en una más más con el español en la enfermería. No termina de curarse la lesión del central, inédito con el PSG desde que aterrizó en París el pasado verano y los rumores sobre si podrá volver a jugar empiezan a ser preocupantes.

Su lesión se ha convertido en todo un enigma. Desde parís se ha anunciado ya varias veces su regreso y nunca termina de producirse. ¿Por qué no se sabe qué le pasa realmente a Sergio Ramos? ¿A qué está jugando el PSG?

Cuando parecía que el camero podía salir del túnel, un nuevo jarro de agua fría enfriaba ayer todas las expectativas sobre su vuelta y añadía más preocupación al caso. Pese a que algunas informaciones señalaron que el central español iba a trabajar con el resto del equipo este pasado martes, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que Ramos continúa trabajando en solitario y que seguirá así, al menos, hasta la próxima semana, según informó el propio club.

En la capital parisina empiezan a tener dudas de la rentabilidad que puede suponer un jugador del que aún no hay plazos para su regreso, la afición comienza a impacientarse y desde la prensa no cesan los rumores sobre la gravedad de su lesión y sus posibles sustitutos.

En el parte médico publicado por el PSG este martes, el club aseguró que “el programa de recuperación de Sergio Ramos, coordinado por el cuerpo médico, evoluciona muy bien. La recuperación continua con el grupo puede producirse en el transcurso de la próxima semana”. Pero ya nadie cree al club. Incluso ayer se llegó a poner en duda que el ex capitán madridista pueda volver a jugar con regularidad. La preocupación es máxima. Ramos no está bien y el PSG lo sabe. Lo más importante no es cuándo debuta Ramos, sino si podrá jugar de manera regular”, aseguraba en la cadena Ser el periodista Antón Meana.

Un silencio intencionado

En París, la alarma aumenta ante la falta de explicaciones claras y concluyentes por parte del club. ¿Qué oculta el PSG? Tanto Leonardo como Al-Khelaïfi prefieren no hablar sobre el ex madridista y restringir los detalles al mínimo. Una estrategia perfectamente premeditada por dos razones: no dar alas a los críticos y no ofrecer información sensible que pueda devaluar al jugador de cara a un posible trueque o traspaso en la próxima ventana de enero.

Ramos sufrió inicialmente unas molestias musculares a finales de julio que le apartaron de los terrenos de juego durante toda la pretemporada y durante el tramo inicial del curso. En un principio, el PSG informó que su vuelta iba a producirse después del parón internacional de septiembre. Sin embargo, una nueva lesión, esta vez en la pantorrilla, le volvió a colocar en el dique seco y en esas sigue.

Desde entonces, el PSG ha emitido una decena de partes médicos diferentes. En todos ellos se habla de Sergio Ramos. Y en todos ellos se evita dar una fecha concreta sobre su regreso ni demasiadas explicaciones sobre su estado de forma. “Sergio Ramos continúa su preparación individual en el campo”, son las palabras que el PSG repite como un mantra de manera exacta en los partes médicos. No se aporta ningún dato que aclare cual es su estado de forma y no se sabe cuándo podrá volver a jugar.

Su situación a día de hoy sigue siendo la misma y su lesión maldita no parece darle tregua. El sevillano ha realizado varios intentos por probarse y poder disputar sus primeros minutos pero por el momento sin resultado positivo. Sigue entrenando en solitario y en el club parisino no están dispuestos a arriesgar y vivir la situación que se vivió en el Real Madrid cuando forzó su presencia en el encuentro de la selección ante Kosovo el pasado 31 de marzo de 2020 donde volvió a recaer. Posteriormente, el 5 de mayo jugó en Stamford Bridge el encuentro completo contra el Chelsea (2-0) en la vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones. Fue su último partido con el Real Madrid y, hasta ahora, el último que ha disputado. Por ello, a pesar de sus reiteradas peticiones al club, los servicios médicos del PSG se muestran inflexibles y desaconsejan forzar a Ramos.

El futbolista andaluz, que dejó el Real Madrid por la puerta de atrás, empieza a tener problemas serios. Se ha especulado que más allá de los problemas físicos, el estado mental del jugador no es el mejor y eso está retrasando su debut, que ahora mismo no tiene fijado fecha. 

Desde París cada día son más favorables a abrirle las puertas de par en par e incluso a formalizar una cesión para reducir una parte importante de la ficha. Y para eso lo mejor es mantener una discreción absoluta y hacer el menos ruido posible.

Lo rumores de su salida

Mientras el club y el representante del jugador -el todopoderoso René Ramos- tratan de encontrar la fórmula que permita su encaje en París, no cesan las filtraciones que apuntan posibles destinos para el defensa español, desde el Manchester United al Sevilla, una opción que en su entorno ven con buenos ojos. Los rumores sobre el futuro del camero se han disparado en las últimas semanas y la difícil situación del defensa mantienen esta opción sobre la mesa.

El último, el que ayer corrió como la pólvora en los medios galos. Según estas informaciones el PSG ya estaría buscando otro central para reforzar su defensa, la línea más vulnerable del equipo. Ese hombre sería el alemán Antonio Rüdiger, que termina contrato en junio de 2022 con el Chelsea y todavía no ha llegado a un acuerdo para renovar. Pero la contratación de Rüdiger no será sencilla, ya que el PSG deberá superar la competencia de Manchester City, Juventus y Tottenham, con el Real Madrid también observando todos los movimientos.

Hace semanas ya salió a luz que el club había sondeado un intercambio con el Manchester United por Anthony Martial y que un ex madridista también parecía dispuesto a salvar a Ramos. Se trata del Inter Miami de David Beckham. El club de Estados Unidos, que juega en la MLS, habría vuelto a reanudar las conversaciones con el entorno de Sergio Ramos para incorporarlo al final de la presente temporada. El inglés estaría dispuesto incluso a asumir una cesión millonaria para contar con el central.

La presión aumenta en París, pero el club juega al despiste y el ex madridista mantiene absoluto silencio tanto en público como en redes sociales. El misterio que envuelve a Serio Ramos parece no tener fin.