Sánchez avisa de que si el fondo del Govern para fianzas es ilegal, “tendremos que recurrirlo”

Dice que “no es necesario aprobar más medidas” frente al coronavirus como el toque de queda ante el aumento de los contagios

Thumbnail

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido esta tarde cierta prudencia a la hora de valorar la legalidad del fondo de 10 millones creado por la Generalitat de Cataluña para pagar las fianzas que reclama el Tribunal de Cuentas a 34 altos cargos y exresponsables del Govern -entre ellos, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras- y se ha limitado a señalar que lo estudiarán y que “si no está sujeto a derecho, tendremos que recurrirlo”.

Así se ha pronunciado en Tallín (Estonia) en una rueda de prensa conjunta con la primera ministra del país, Kaja Kallas, en la primera jornada de su gira por las repúblicas bálticas. En la misma ha apuntado que el Gobierno “siempre ha defendido que todo lo que se apruebe por todos lo Gobiernos autonómicos tiene que estar sujeto a derecho”.

Y al igual que ha señalado esta mañana la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha señalado que “vamos a estudiar la decisión que se ha tomado y si está sujeta a derecho, nada que objetar y si no, tendremos que recurrirlo”. Y ha insistido en que al estar aún analizándose, “no puedo decir nada más”.

Toque de queda

Pero el presidente también se ha referido a la pandemia del coronavirus y al aumento de casos en España en relación a la petición de Castilla y León de que vuelva el toque de queda o la decisión de Cataluña de cerrar el ocio nocturno. Según Sánchez, “no es necesario aprobar nada más de lo que está acordado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades”, sacando pecho del buen ritmo de vacunación en nuestro país.

Tal y como ha dicho, las autonomías pueden “dar una serie de respuestas” en el Consejo Interterritorial de Salud en función de cuál es la evolución de la pandemia en cada uno de sus territorios. Mientras, Sanidad evalúa las restricciones al ocio nocturno para “mitigar el aumento exponencial de casos que está ocurriendo en España”, incluyendo tanto el toque de queda como el cierre del ocio nocturno.

Eso sí, el presidente del Gobierno ha querido mandar un mensaje a los jóvenes, a los que ha pedido que “no bajen la guardia; es entendible su fatiga, pero es importante mantener la prudencia”, ha apuntado Sánchez.

Militares y defensa colectiva

Estas declaraciones de Sánchez llegan en la primera jornada de su gira por las repúblicas bálticas, en la que también visitará Letonia y Lituania. Un viaje en el que, por un lado, conmemorará el centenario del inicio de las relaciones diplomáticas con estos países y, por otro, visitará a los 480 militares españoles que, enmarcados en dos misiones de la OTAN, les protegen de Rusia como parte de la defensa colectiva aliada.

De hecho, Sánchez ha aprovechado su presencia en el Báltico para recordar la contribución de España a misiones aliadas en el flanco oriental mientras reclamaba más implicación de otros países en África y en el área del Sahel. En este punto, ha agradecido a la primera ministra de Estonia su contribución a la misión de entrenamiento de la UE en Mali (EUTM-Mali) en la que España tiene desplegados 590 efectivos y tres helicópteros. “Para España es importante reforzar la asociación oriental”, ha dicho para pedir a los demás países “que sean empáticos” con el flanco sur.

Continúa su gira báltica

Será mañana, miércoles, cuando Sánchez se entrevistará con la presidenta estonia, Kersti Kaljulaid, en el Palacio Presidencial. Desde allí, ambos caminarán hasta el Museo Mikkel de la ciudad para visitar la exposición del pintor español Ignacio Zuloaga. Tras esto, se verá con el presidente del Parlamento de Estonia, Jüri Ratas, con quien paseará por la ciudad vieja de Tallí antes de que ambos participen en un almuerzo de trabajo.

Desde Tallín se desplazará el mismo miércoles hasta Riga (Letonia), donde el plato fuerte será la visita a los 350 militares que se encuentran en este país como parte de la Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN (eFP, por sus siglas en inglés). Se trata de un contingente desplegado en la base de Adazi, donde España también despliega cerca de 80 vehículos, entre ellos carros de combate como los “Leopardo” o los “Pizarro”, dentro de un batallón multinacional liderado por Canadá. El objetivo, mantener una presencia aliada permanente como forma de disuasión ante el desafío ruso.

La última jornada de este viaje será el jueves, cuando se desplazará hasta Lituania, donde las Fuerzas Armadas Españolas también están presentes liderando la Policía Aérea del Báltico de la OTAN. Con 130 efectivos y siete cazas Eurofighter, los militares españoles defienden el espacio aéreo del Báltico ante las constantes incursiones de aviones rusos, que cruzan de San Petersburgo a Kaliningrado sin plan de vuelo o transpondedor, por lo que en los radares aparecen como una amenaza y los aviones españoles han de salir inmediatamente a interceptarlos e indentificarlos. De hecho, en numerosas ocasiones las Fuerzas Aéreas rusas realizan estos vuelos para conocer tanto la forma de actuar de los aviones aliados como sus tiempos de reacción.

Una de los mensajes que lleva el presidente a este viaje es que España es un socio fiable y comprometido con la seguridad internacional y la defensa aliada, un mantra que sirve a la hora de solicitar a la Alianza más implicación en el sur y que no sólo se tenga en cuenta la inversión en Defensa de cara a alcanzar ese 2% del PIB que reclama la OTAN para 2024, prácticamente imposible para nuestro país (actualmente destina un 1,02%)