Esta es la nueva estrategia judicial de Antonio David Flores: ¿Se reabrirá el caso de Rocío Carrasco?

Calma y prudencia son los sustantivos que definen la estrategia que el padre de Rocío y David Flores ha decidido llevar a cabo. Pero se avecina tormenta

Antonio David Flores en Madrid, 23 Abril 2021
Antonio David Flores en Madrid, 23 Abril 2021UATGTRES

Antonio David Flores permanece a la sombra y sigue mostrándose discreto desde que el pasado 21 de marzo se emitiese el primer episodio de «Rocío: contar la verdad para seguir viva», documental en el que el que Rocío Carrasco narra al dedillo todas y cada una de sus vivencias en las últimas décadas, entre las que se encuentran el traumático divorcio que vivió con el ex guardia civil. Son contadas las ocasiones en las que Antonio David se ha dejado ver públicamente y menos aún las que ha decidido conceder declaraciones a los medios de comunicación que le han seguido en estos dos meses.

Su exilio de Mediaset, el trato recibido por parte de la cadena, las declaraciones de Rocío Carrasco y las informaciones vertidas por algunos medios de comunicación, son tan solo algunos de los motivos que llevaban a pensar que los abogados del ex colaborador interpondrán una demanda millonaria contra todo aquel que le haya calumniado, difamado o injuriado. Iván Hernández, representante jurídico de Antonio David en la actualidad, aseguró hace unas semanas que «denunciarán a la cabeza pensante del documental». A día de hoy, después de once episodios emitidos de este documental y una entrevista de Rociíto en directo, la decisión por parte de Antonio David y sus abogados es totalmente distinta a la planteada en un primer momento.

LA RAZÓN ha hablado con este abogado, encargado de llevar todo este asunto legal que ha traspasado barreras a nivel mediático: «Estamos recabando toda la información, transcripciones y grabaciones de todos los programas donde se ha hablado del tema. Es un proceso largo y tenemos más de sesenta horas de grabaciones. Ahora mismo lo que se va a hacer es esperar a que finalice el documental para tomar las medidas necesarias», asegura Iván Hernández. Esto apunta a que durante el mes de junio comunicarán públicamente las acciones legales que Antonio David y su equipo de abogados crean convenientes. Calma y prudencia son los dos sustantivos que definen la estrategia que el padre de Rocío y David Flores ha decidido llevar a cabo. Esto ha sorprendido a muchos, ya que Antonio David suele ser un todoterreno y un rival de los duros cuando lucha.

Un paso al frente

Ahora las cosas parece que han cambiado y ha decidido esperar. Hay quien se pregunta si el motivo por el que el ex colaborador de «Sálvame» no ha dado hasta ahora un paso al frente es porque quiere evitar que se reabra el caso de Rocío Carrasco tras sus demandas por malos tratos, caso sobreseído de forma provisional en el año 2018. Cabe destacar que el tiempo de prescripción de los malos tratos es de cinco años, por lo que el proceso podría reactivarse en el caso de que un juez detecte nuevos indicios. Rocío Carrasco quiere que esto suceda y que «se haga justicia» con el padre de sus hijos, pero lo cierto es que, según fuentes jurídicas consultadas por este periódico, no lo va a tener nada fácil por el momento. Las posibilidades de que se investiguen de nuevo los hechos son escasas, ya que las declaraciones en un medio de comunicación, sin aportar nuevas pruebas con relevancia, no son un motivo suficiente para reabrir la causa.

A pesar del linchamiento público y la condena mediática a la que se enfrenta día tras día Antonio David, ese no es el tema que más le intranquiliza, o al menos eso es lo que su entorno quiere destacar: «A Antonio David poco le importa a estas alturas lo que puedan decir de él. Su mayor preocupación son sus tres hijos y eso es algo que va a defender por encima de todo», afirma el abogado Iván Hernández. Tanto Rocío como el joven David Flores viven una sobreexposición mediática a causa de que su propia madre airease los detalles más íntimos de sus vivencias en común. Rocío Flores anunció hace unos días que tomaría medidas legales por unos carteles con la palabra «maltratador» que un autor desconocido habría empapelado por Málaga, muy cerca de donde su hermana pequeña, Lola, tiene su colegio. También ha querido denunciar públicamente los insultos y amenazas que recibe a diario a través de sus redes sociales, donde cuenta con un gran séquito de seguidores a la par que detractores. De un modo u otro, el culebrón seguirá ante un juez.