Gente

La venganza del príncipe Harry contra la Reina Isabel II en plena polémica del príncipe Andrés

El nieto de la monarca amenaza con llevar a los tribunales al Gobierno de su propio país

El príncipe Harry besando a su abuela, la Reina Isabel II
El príncipe Harry besando a su abuela, la Reina Isabel II FOTO: Stuart C. Wilson ©GTRESONLINE

La relación del príncipe Harry con el resto de la familia real británica viene siendo bastante tensa desde que él y su esposa, Meghan Markle, decidieron desentenderse de sus funciones, mudarse a Estados Unidos y conceder una polémica entrevista a Oprah Winfrey en la que no dejó en muy buen lugar a la monarquía. Los últimos acontecimientos no ayudarán en absoluto a que la situación se reconduzca, puesto que el hijo pequeño del príncipe Carlos y Diana de Gales amenaza con demandar al Gobierno de Reino Unido si a él y su familia no se les reestablece la protección con seguridad oficial cuando visiten el país.

Fue la propia Reina Isabel II quien decidió retirarles el equipo de seguridad cuando estos tomaron distancia con la Casa Real. La monarca consideró que la ciudadanía no entendería que los fondos públicos siguieran costeando este servicio a miembros no activos de la corona que, además, no viven en Reino Unido. Ahora, tal y como ha publicado el ‘Daily Mail’, los abogados del hermano del príncipe Guillermo habrían enviado una carta al ministro de Interior a modo de “protocolo previo a la acción”, en la que solicita que se le asigne un equipo de protección.

El dinero no es problema para el príncipe Harry e incluso sugiere costear él mismo al personal de seguridad que se encargaría de protegerle a él y a su familia cuando regrese a Reino Unido, aunque en la misma misiva señala que otros miembros de la realeza que se han distanciado de la corona siguen contando con este servicio porque “tienen un riesgo de amenaza inherente”, por lo que “reciben protección sin coste alguno para ellos”.

La Reina Isabel, el príncipe Harry y Meghan Markle en una imagen de archivo
La Reina Isabel, el príncipe Harry y Meghan Markle en una imagen de archivo FOTO: John Stillwell AP

Si la situación llegara a más, se trataría de un nuevo escándalo al que la Reina Isabel II tendría que hacer frente, pues sería muy difícil para la corona explicar que un nieto de la monarca ha demandado al mismo Gobierno que se supone que representa.

Ni que decir tiene que no son buenos tiempos para la reina más famosa del mundo. La polémica de la denuncia por abusos sexuales a una menor del príncipe Andrés le quita el sueño, y recientemente ha tenido que tomar la difícil decisión de despojar a su hijo favorito de todos los títulos militares y patronatos reales para marcar una clara distancia entre él y el Palacio de Buckingham. Una medida dura como madre, pero necesaria como reina.