Gente

La Infanta Elena y su enfado con la «influ» Vic

La hija de Don Juan Carlos está reestructurando su vida ante la llegada de su padre. De fondo, la sobreexposición de su benjamina

La infanta Elena de Borbon con su perro por las calles de Madrid

03/06/2020

Madrid
La infanta Elena de Borbon con su perro por las calles de Madrid 03/06/2020 Madrid FOTO: USG GTRES

La infanta Elena sabe lo que es la sobre exposición mediática y los peligros que supone estar permanentemente en el foco de la noticia. Su hija Victoria está en ese punto. Desde hace un años la nieta preferida de la reina Sofía se ha convertido en un personaje del mundo rosa y acude a los actos sociales con caché, la vimos en la Semana de la Moda en París y el jueves en el desfile de Pedro del Hierro en Madrid. Tiene una agencia de comunicación que filtra cualquier relación con la prensa aunque los medios estén invitados como ella. Cuando se la trata sin intermediarios es una chica tímida y sin ese punto de distancia que marca en público y que tanto preocupa a la infanta Elena y Jaime Marichalar. Ya lo sufrieron con Froilán del que se llegaron a inventar situaciones surrealistas como que había insultado a un asiático en el parque de atracciones de Madrid cuando nunca había estado en la fecha que se indicaba.

Salidas de tono

Por ahora Victoria no ha tenido enganchones importantes y su última salida de tono fue el día que aparecieron las fotos de su tío Iñaki Urdangarin con Ainhoa Armentia en «Lecturas». Esa mañana le salió el mal genio Borbón cuando los reporteros le preguntaron por el asunto. Al día siguiente recapacitó y aunque no contesto saludó a la prensa. Madre e hija se llevan bien pero con los altibajos propios de la edad y los desencuentros. Testigos presenciales contaban hace un año una riña en directo en un hotel sevillano. Vic había llegado a las ocho de la mañana al establecimiento donde estaba alojada con su madre. La hija estaba con una amiga que una vez que la infanta desapareció comento: «Grita mucho pero enseguida se le pasa el enfado». Volvió a pasar lo mismo en el Club de Campo en una competición hípica cuando Vic apareció a las cuatro de la tarde para almorzar en vez de a las tres como le había pedido su madre.

Victoria Federica en Sevilla para acudir a SIMOF.
Victoria Federica en Sevilla para acudir a SIMOF. FOTO: Monica Ortega Dominguez

La sobrina de Felipe VI quiere ser «influencer» y ha emprendido ese camino. Es cierto que hay muchas marcas que saben que contar con ella es un altavoz mediático. A pesar de algunas opiniones que aseguran que el padre está encantado con la visibilidad social de su hija, la realidad es diferente. El ex marido de la duquesa de Lugo coincide con ella en que Victoria no puede descuidar los estudios. La relación filial es complicada solo en el apartado de la visibilidad. Por lo demás se llevan bien y ahora junto con su hermano Froilan han ayudado a su madre a hacer la cuarta mudanza.

Desde hace tiempo, los sobrinos reales tienen una vida medio independiente y pasan parte de su existencia de acá para allá. En el caso de Vic, con su novio el Dj Jorge Barcenas en el domicilio que éste tiene alquilado, y a ratos, con su madre en este nuevo domicilio. La nieta primogénita de los reyes no tiene aún muy claro lo que quiere hacer con su vida y por ahora lo único que aspira es a convertirse en «influencer» con nómina de diversas marcas. Froilean, por su parte continúa con sus estudios de administración y dirección de empresas en la universidad norteamericana donde se matriculo en 2017. Aún le queda un curso por finalizar la carrera y a continuación buscará trabajo. Parece estar más centrado académicamente que su hermana y ahora vive otra vez con su madre en el nuevo piso de la calle de Serrano al que se ha trasladado hasta que finalicen las obras del que ha sido su último domicilio.