Famosos

Escándalo por la nueva biografía del príncipe William: “Papá no me avergüenza, mamá, sí”

Relata no solo la rivalidad del duque de Cambridge con su padre, sino también los “roces” con su hermano Harry

El príncipe William, en un acto oficial en Londres
El príncipe William, en un acto oficial en Londres FOTO: Toby Melville AP

Un nuevo escándalo parece destinado a salpicar a la familia real británica. En esta ocasión, se trata de la pubicación de una biografía del príncipe William que ya, sin salir, ha generado una gran expectación. Será el próximo 21 de junio cuando salga a la venta “William At 40: The Making Of A Modern Monarch” (”Guillermo a los 40: la creación de un monarca moderno”), una nueva biografía sobre el primogénito del príncipe Carlos y Diana de Gales y escrito por Robert Jobson, uno de los mayores especialistas en la familia real británica, y autor de una biografía sobre el difunto Duque de Edimburgo. En el libro, relata detalles de la infancia del duque de cambridge, así como la relación que mantuvo con sus padres y su hermano, Harry.

El diario británico ‘The Daily Mail’ ha publicado los primeros extractos de este esperado libro en los que Robert Jobson asegura: “Cuando tenía ocho años, el príncipe William ya estaba acostumbrado a que algunos miembros del personal real lo trataron con deferencia. Además de eso, la Reina Madre dejó bastante claro cuál de los dos principitos merecía más atención”.

Según el autor, esta atención marcó la relación entre los dos hermanos. “No es sorprendente que el príncipe Harry se sintiera eclipsado, aunque nunca ha expresado públicamente su dolor o resentimiento por ser el niño menos favorecido” apunta el autor.

“Harry parecía deleitarse con la libertad que sabía que Guillermo nunca tendría” asegura Jobson. Y es que mientras el hijo pequeño de Lady Di podría vivir fiel a su “naturaleza traviesa” y rebelde, “William tendría que seguir las reglas. Aunque en privado, podía ser casi tan bromista como su hermano”.

El príncipe Carlos y Diana de Gales presentan al príncipe Guillermo a las puertas del hospital St. Mary
El príncipe Carlos y Diana de Gales presentan al príncipe Guillermo a las puertas del hospital St. Mary FOTO: Cordon Cordon

Diana dejaba que sus hijos fueran salvajes y libres, y a menudo deambulaban por los terrenos de Highgrove comportándose como un par de pilluelos. Para disgusto de su padre, hacían sus necesidades desde lo alto del pajar de su jardín. A veces, Carlos los pilló y les dio una reprimenda, pero simplemente lo ignoraban” asegura el autor.

A pesar de que la relación con su padre, el príncipe Carlos no fue mala, sí existieron roces derivados de su posición en la línea de sucesión al trono. Según Jobson, William no se encuentra al mismo nivel jerárquico que su padre, lo que habría llevado incluso a Camilla Parker a posicionarse: “La duquesa siente que en ocasiones es su deber proteger al príncipe de Gales. Él va a ser rey, y a ella no le molesta recordárselo a los demás miembros de la familia de vez en cuando, aunque eso incluya a su hijo y heredero”.

Robert Jobson también desvela algunos detalles de la relación entre Lady Di y su hijo mayor. “Para William, la escuela no solo era divertida, sino también un respiro de la creciente tendencia de su madre a apoyarse en él como si fuera su muleta emocional. Más tarde, Diana llegó a admitir en privado que le cargo demasiado con sus problemas”, relata.

Diana de Gales junto a sus hijos Enrique y Guillermo en los 90
Diana de Gales junto a sus hijos Enrique y Guillermo en los 90

Los príncipes William y Harry se convirtieron en los grandes apoyos de Lady Di, sobre todo tras su separación del príncipe Carlos: “Cuando finalizó su divorcio, y William se enteró que su madre sería despojada de su título real, la abrazó y le dijo ‘No te preocupes mamá, te lo devolveré algún día cuando sea rey’”. Según desvela el libro, William no dudaba en mostrar cómo se sentía: “Cuando las emociones de Diana se descontrolaron tuvo que pedirle que dejara de decirle cosas negativas sobre su padre, no quería tener que tomar partido”.

Uno de los episodios más sorprendentes de la biografía de Jobson es cuando afirma que William llegó a sentir vergüenza de su madre en alguna ocasión:  “Papá no me avergüenza, mamá sí”.