Gente

El declive mediático de Iker Casillas, en datos

Desde el comienzo de su carrera deportiva, el futbolista siempre ha gozado de muy buena reputación entre la opinión pública. Sin embargo, a raíz de su divorcio de Sara Carbonero, su popularidad ha caído en picado. Una agencia especializada valora este ocaso y pone cifras sobre la mesa.

Iker Casillas en una imagen de archivo
Iker Casillas en una imagen de archivo FOTO: ALI HAIDER EFE

El 4 de agosto del pasado 2020, Iker Casillas anunció a través de un comunicado que se retiraba del terreno de juego de forma definitiva tras más de treinta años dedicado en exclusiva a lo que más le apasiona, el fútbol. Su última etapa sobre el césped no fue exactamente como él la había soñado, un momento difícil al que hizo referencia en el escrito que confirmaba su adiós. “Ha sido un camino largo y, como todo camino, ha tenido momentos buenos y menos buenos, alegrías, pero también tristezas”, señaló el portero en el que fue uno de los anuncios más importantes y dolorosos de su vida. Pero el destino le tenía preparado otro duro revés a la vuelta de la esquina, un revés que seguramente no le pilló de sorpresa.

“Tanto Sara como yo nos sentimos enormemente orgullosos de la familia que somos y de haber podido compartir un amor que nos ha llenado de felicidad durante todos estos años de unión. Hoy, nuestro amor de pareja toma caminos distintos, pero no lejanos puesto que continuaremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados, como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo”. El comunicado de su divorcio con Sara Carbonero, tras más de una década de amor y dos hijos en común, fue otro de los que jamás le hubiera gustado emitir, pero su relación hacía agua desde hacía tiempo, tal y como venían indicando los contantes rumores de crisis entre ellos que su círculo íntimo se empeñaba en negar y que, por desgracia, terminaron siendo ciertos.

En menos de un año, Iker Casillas tuvo que despedirse de los que creía dos pilares fundamentales en su vida: su carrera deportiva y su matrimonio con Sara Carbonero. Ni que decir tiene que fue uno de los mayores varapalos a los que ha tenido que hacer frente, uno del que seguramente todavía no se haya repuesto, especialmente por los rumores que circulan sobre su separación y que no lo dejan en muy buen lugar. Desde algunos programas como ‘Socialité’ o ‘Sálvame’ se ha dado voz a varias mujeres que aseguran haber tenido un affaire con el de Móstoles a espaldas de la madre de sus hijos. «En público, Sara y él intentaban estar bien, pero esto no se rompió por mí, ellos no estaban bien antes del infarto de Iker», señaló Nadia, una de las supuestas amantes del exfutbolista. Se trata de graves acusaciones que han mermado, y mucho, la reputación de Iker Casillas. Desde entonces, no ha vuelto a ser el mismo de cara a la opinión pública, y su imagen de «niño bueno» ha desaparecido por completo.

El declive de Iker Casillas, en datos

El que fuera portero del Real Madrid ha gozado de una excelente reputación a lo largo de toda su carrera. Aparentemente, Iker Casillas lo tenía todo para posicionarse ente las estrellas mejor valoradas por el público: carisma, simpatía y valores familiares. Sin embargo, este annus horribilis, marcado especialmente por su divorcio de Sara Carbonero, ha hecho mella en su popularidad, que ha caído en picado desde la separación. Y no lo dice quien firma este texto, sino la prestigiosa Personality Media, una consultoría de marketing que lidera el análisis de imagen de más de 4.500 rostros conocidos a nivel internacional.

Nadia, presunta amante de Iker Casillas
Nadia, presunta amante de Iker Casillas FOTO: La Razón (Custom Credit) Telecinco

“Es cierto que su imagen se ha debilitado, pero sobre todo en mujeres. Ha sido unos de los deportistas con mejor imagen de este país y, a día de hoy, hemos visto como han caído sus valoraciones en la última toma de datos”, explican a este periódico desde la agencia. La empresa valora en una escala del 1 al 10 la opinión general que un grupo de población guarda sobre un personaje determinado, siendo 1 la peor valoración y 10 la mejor. En el caso de Iker Casillas, sus resultados siempre han estado por encima del 7, e incluso alcanzaron el 7,7, pero ahora “es la primera vez desde que hacemos este estudio de imagen, que repetimos desde el año 2005, que cae hasta un 6,9”.

Son las mujeres, quizás solidarizadas con Sara Carbonero, quienes más ‘han castigado’ a Iker Casillas en esta encuesta de opinión. Mientras que antes de su divorcio y de publicarse los rumores que lo señalan lo valoraban con un 7,6, ahora ni siquiera alcanza el 6,5, un bajón de más de un punto que significa “que si antes, en los últimos años, habitualmente un 40 % le daba valoraciones de 9 y 10, ahora este porcentaje de consumidoras que le valoraba tan excepcionalmente se reduce solo a un 24 %”.

Personality Media señala que las variables de Iker Casillas que más perjudicadas se han visto de cara a la opinión pública han sido las de ‘modelo a seguir’, ‘confianza’ y, por supuesto, ‘familiar’. Las dos primeras se han reducido más de un punto y ninguna de ellas supera el 6,5 en el último estudio, mientras que años atrás siempre ha gozado de una cómoda posición de 7,5. Pero ha sido la última en la que se ha notado un descenso más pronunciado que casi alcanza los dos puntos, pasando de un 7,8 a un 6,4. De un destacado ‘notable’ a un simple ‘aprobado’.

La consultoría de marketing no tiene dudas de que este declive obedece únicamente a las noticias e informaciones relativas a su ámbito más personal que han visto la luz en los últimos meses, puesto que nunca había ocurrido algo similar con un futbolista de su nivel. “No es habitual que un deportista caiga tanto en solo seis meses, y más aún en un perfil de consumidora, como son las mujeres, por lo que esta caída se debe a razones externas a su mérito profesional y a una repercusión mediática que está centrada, en la actualidad, en su vida personal”, mantienen desde Personality Media.

Tampoco ayudan a Iker Casillas sus recientes encontronazos con la prensa, mientras que Sara Carbonero ha mantenido una actitud cordial y serena en todo momento. El huracán mediático que le sacude cesará tarde o temprano, pero en la memoria de todos quedará grabado el sambenito que algunos medios le han colocado, un descrédito que le costará borrar.