Internacional

El FBI puede ver los datos personales de tu Whatsapp en tiempo real gracias a los metadatos que genera

Una investigación de la revista Rolling Stone asegura que WhatsApp de Facebook y iMessage de Apple son las plataformas más permisivas

Un hombre junto a una publicidad de Whatsapp en India
Un hombre junto a una publicidad de Whatsapp en India FOTO: FRANCIS MASCARENHAS REUTERS

Un documento del FBI obtenido por el grupo Property of the People y difundido por la revista Rolling Stone afirma que es muy fácil recolectar datos de los servicios de WhatsApp de Facebook y iMessage de Apple, siempre que el FBI tenga una orden judicial o citación. El informe secreto revela que la policía federal de EEUU puede acceder a datos personales de estas plataformas: iMessage de Apple, Line, Signal, Telegram, Threema, Viber, WeChat de Tencent, WhatsApp de Meta y Wickr. Además, esta guía interna del FBI sostiene que Whatsapp y iMessage son las aplicaciones más permisivas que existen pese a que ambas dicen que sus políticas de seguridad son muy altas, según explica en el reportaje Mallory Knodel, director de tecnología del Centro para la Democracia y la Tecnología.

La revista americana describe cómo el FBI y otras agencias de seguridad del país “tienen múltiples vías legales para extraer datos confidenciales de los usuarios de las herramientas de mensajería segura más populares”. El documento, titulado “Acceso legal” y preparado conjuntamente por la División de Ciencia y Tecnología y la División de Tecnología Operativa del FBI, pone de relieve lo sencillo que es para la policía estadounidense coger contenidos de los chats de conversación de nuestras aplicaciones en tiempo real, pese a que muchas de ellas exageran la seguridad y el cifrado de sus servicios.

Fechado el 7 de enero de 2021, este informe del FBI detalla qué tipo de datos pueden solicitar las agencias policiales estatales y federales de nueve de las aplicaciones de mensajería más grandes, incluida Whatsapp, utilizada por más de 2.000 millones de usuarios en todo el mundo. Los expertos legales que revisaron el documento del FBI dicen que es raro obtener información tan detallada desde el punto de vista del gobierno sobre el acceso de las fuerzas del orden a los servicios de mensajería.

“Que WhatsApp ofrezca toda esta información es devastador para un periodista que se comunica con una fuente confidencial”, alertó Daniel Kahn Gillmor, tecnólogo la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), citado por Rolling Stone.

Otro dato que asusta a los expertos acerca de este documento del FBI es el que indica que Apple está obligado entregar información básica de sus usuarios, así como los registros de 25 días de la actividad en iMessage. No solo eso, el gigante tecnológico puede acceder con una orden judicial a los mensajes reales enviados y recibidos que pueden estar almacenados en iCloud.

El documento Acceso legal” del FBI revela que Whatsapp proporcionará más información prácticamente en tiempo real sobre un usuario y sus actividades que casi cualquier otra herramienta importante de mensajería segura. Rolling Stone asegura que WhatsApp genera ciertos metadatos del usuario, aunque no el contenido real del mensaje, cada 15 minutos. La compañía de Meta proporciona información como el origen y destino de cada mensaje de un determinado usuario así como la identidad y lugar en el que el emisor envía el chat.

Un responsable de Whatsapp confirmó las respuestas casi en tiempo real de la compañía siempre y cuando exista una solicitud de vigilancia que captura el origen y el destino de cada mensaje. Pero la portavoz añadió que el documento del FBI omite un dato importante, como que los registros para WhatsApp no brindan contenido real del mensaje y solo se aplican de manera prospectiva, no retroactiva.

Una investigación de ProPublica reveló este año que la compañía fundada por Zuckerberg dispone de empleados dedicados a revisar contenidos individuales de las conversaciones. WhatsApp cuenta con unos mil trabajadores en Austin (Estados Unidos), Dublín (Irlanda) y Singapur para examinar con un “software” especial millones de contenidos compartidos por los usuarios a través de su servicio de mensajería que han sido denunciados previamente por otros usuarios al considerar que violan las normas de la compañía.