África

Censura

Burkina Faso suspende la difusión en el país del periódico francés Le Monde

La junta militar de Ibrahim Traoré efectúa la medida un día después de acusar a Francia de instigar un golpe de Estado

El líder de la junta militar y presidente de transición de Burkina Faso, Ibrahim Traoré (Foto de ARCHIVO) 29/07/2023
Burkina Faso acusa a Francia de varios intentos de golpe de Estado contra las autoridades de transiciónEuropa Press/Contacto/President Europa Press

Crece el nerviosismo en Uagadugú. El régimen militar de Burkina Faso, encabezado por el capitán Ibrahim Traoré, ha anunciado este sábado que suspende «todos los medios de distribución» del periódico francés Le Monde tras la publicación la víspera de un artículo sobre un sangriento atentado yihadista en el norte del país.

«El Gobierno ha decidido responsablemente suspender todos los medios de distribución del diario Le Monde en Burkina Faso a partir del sábado 2 de diciembre de 2023», recoge el comunicado emitido por el portavoz del Gobierno y ministro de Comunicación, Rimtalba Jean Emmanuel Ouédraogo, que hace referencia a la publicación de «un artículo tendencioso».

El diario galo había cuestionado con datos las cifras aportadas por la junta militar relacionadas con las operaciones antiyihadistas en el norte del país, en las que podrían haber sido asesinados decenas de civiles, además del balance general en la guerra contra la insurgencia islamista, que continúa ganando terreno a pesar de que la junta militar presume de avances.

El artículo también se hacía eco de la detención de dos activistas críticos con el Gobierno, y barajaba la posibilidad de que las autoridades les hubieran trasladado al frente. Un «modus operandi» que ya han repetido en otras ocasiones con líderes de la oposición, periodistas o figuras destacadas de la sociedad civil.

La medida de la junta militar llega un día después de que el primer ministro burkinés, Apollinaire Kyelem de Tambèla, acusara a Francia de haber instigado sublevaciones contra la junta castrense que dirige el país desde el golpe de Estado de 2022, en medio de un deterioro cada vez más visible de las relaciones entre ambas naciones.

«Hasta hace poco, los golpes de Estado contra el régimen de transición de Burkina estaban patrocinados por el Gobierno francés», aseguró el primer ministro burkinés en un discurso sobre el Estado de la Nación. «El terrorismo en el Sahel fue instigado principalmente por el Gobierno de Francia con el objetivo de tomar el control directo de estos territorios», añadió.

De Tambèla hizo estos comentarios después de que las autoridades del país anunciasen a principios de septiembre la detención de tres soldados acusados de un «complot militar» contra la junta gobernante. Pocos días más tarde, el pasado 15 de septiembre, el Gobierno ordenó al agregado de Defensa de la Embajada de Francia en el país abandonar su territorio por haber realizado acciones «subversivas».

La tensión creció aún más a finales de ese mes, cuando las autoridades anunciaron un intento fallido de golpe de Estado, detenido «por los servicios de inteligencia y de seguridad».

El discurso de De Tambèla también se produjo en medio de un rechazo creciente del Gobierno de transición de Burkina Faso hacia Francia. Desde el año pasado se han sucedido en Burkina Faso protestas teñidas de un fuerte sentimiento antifrancés y los manifestantes han pedido en reiteradas ocasiones a las autoridades del país que se alíen con Rusia para luchar contra los grupos yihadistas.

Desde abril de 2015, en el país se repiten atentados perpetrados por grupos yihadistas ligados tanto a Al Qaeda como al Estado Islámico. Además, encajó dos golpes de Estado el año pasado: uno el 24 de enero dirigido por el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba y otro el 30 de septiembre liderado por Traoré.

La toma del poder por los militares tuvo lugar en ambas ocasiones tras el descontento entre la población y el Ejército por los ataques yihadistas, que han desplazado a más de dos millones de personas.