Sociedad

Contagio del coronavirus. Así se propaga y estos son sus síntomas

Toda la información sobre la propagación del Covid-19

Cómo se contagia el coronavirus

Por lo que se sabe hasta ahora, la transmisión de Covid-19 es, sobre todo, por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma.

También se puede dar la transmisión por aerosoles. En este caso, cuando el paciente habla o sopla expulsa microgotas con el virus latente. Estas gotas son más ligeras y pueden permanecer en el aire a distancias mayores. Se sospecha que todos los patógenos que usan la tos y los estornudos para esparcirse también usan este segundo método, por lo que lo ideal es protegerse de ambos.

Evidencias recientes sugieren que, a diferencia del SARS, que se transmite solo cuando la persona presenta síntomas, el Covid-19 se puede transmitir antes de la aparición de síntomas, lo que dificulta las medidas de contención y ha hecho poner en marcha medidas de alarma.

Más información

Cuáles son sus síntomas

Los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos, y sensación de falta de aire. En algunos casos también puede haber síntomas digestivos como diarrea y dolor abdominal. La mayoría de los casos presentan síntomas leves.

En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves generalmente ocurren en personas de edad avanzada o que padecen alguna enfermedad crónica, como enfermedades del corazón, del pulmón o inmunodeficiencias.

Los principales grupos vulnerables son los mayores de 60 años, y aquellas personas diagnosticadas de hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodeficiencias, y el embarazo por el principio de precaución.

¿Cuánto dura el periodo de incubación?

La mayoría de las estimaciones respecto al periodo de incubación del COVID-19 oscilan entre 1 y 14 días, y en general se sitúan en torno a cinco días.

¿Cómo diferenciarlo de un resfriado?

La única manera fiable para diferenciar el coronavirus de un resfriado es la prueba, pero algunos de los síntomas nos pueden hacer sospechar que se trate del COVID-19.

Existen algunos síntomas que pueden hacer sospechar que se trata de algo más que un resfriado común. Según el profesor Sian Griffiths, de la Universidad China de Hong Kong: “Los síntomas que se manifiestan son fiebre, falta de aliento, mucosidad líquida en la nariz y tos. Pero no es infalible y es por eso que se está haciendo la prueba”.

La única diferencia con el resfriado común, por tanto, es la tos. Si es continuada y hueca, puede hacernos sospechar de que no estaría de más hacerse la prueba.

Si no estás seguro, puedes hacer un autotest “online” que resuelve las dudas.

¿En qué consiste la prueba que se hace?

Lo más habitual es tomar muestras del tracto respiratorio:

  • Superior, mediante exudado nasofaríngeo y/o orofaríngeo en pacientes ambulatorios.
  • Inferior, preferentemente mediante lavado broncoalveolar, esputo (si es posible) y/o aspirado endotraqueal, especialmente en pacientes con enfermedad respiratoria grave.

Se considera que con una prueba negativa es suficiente para descartar el caso. Sin embargo, si las pruebas iniciales son negativas en un paciente con una alta sospecha clínica y epidemiológica para SARS-CoV-2 (especialmente cuando solo se han recogido muestras de tracto respiratorio superior o la muestra recogida inicialmente no estaba tomada adecuadamente) se repetirán las pruebas diagnósticas con nuevas muestras del tracto respiratorio. Se podrán extraer muestras adicionales como sangre, orina o heces.

Y a mí... ¿por qué no me hacen la prueba del coronavirus?

Dudas y preguntas sobre el contagio

¿Sirven o no sirven las mascarillas para evitar el contagio?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su página web dice: “Si no se presentan los síntomas respiratorios característicos de la COVID-19 (sobre todo, tos) o no se cuida de una persona que pueda haber contraído esta enfermedad, no es necesario llevar puesta una mascarilla clínica”.

"Recuerde que solo deben usar mascarilla los trabajadores sanitarios, los cuidadores y las personas con síntomas respiratorios como fiebre y tos”, añade.

Más información

¿Cómo protegerse?

Según la Organización Mundial de la Salud la higiene de manos tiene evidencia científica en la prevención y control de infecciones. Por lo tanto, uno de los consejos más eficaces para evitar el contagio por coronavirus es el lavado de manos. Para que sea efectivo es necesario lavarse las manos a fondo y con frecuencia usando un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

Además, las manos tocan muchas superficies y pueden recoger el virus, por lo que es importante evitar tocarse a los ojos, la nariz o la boca y entrar en el cuerpo y causar la enfermedad.

Mantenga una distancia mínima de 1 metro entre usted y cualquier persona que tosa o estornude para evitar las gotículas que despide por la nariz o por la boca que pueden contener el virus. Si está demasiado cerca, puede respirar las gotículas y con ellas el virus de la COVID-19.

Es importante mantener una buena higiene de las vías respiratorias. Es decir, cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. El pañuelo usado debe desecharse de inmediato.

Si no se presentan síntomas o no se cuida de una persona que pueda haber contraído esta enfermedad, no es necesario llevar puesta una mascarilla.

En España, incluso antes de que el virus llegase, ya se había registrado un aumento masivo de ventas de máscaras en farmacias y a través de Internet. Pero no todas sirven, existen diferentes tipos, con características que las hacen apropiadas para protegerse de diferentes amenazas, tanto químicas como biológicas.

Las máscaras útiles ante una epidemia y que se pueden obtener fácilmente, son dos tipos:

  • Las mascarillas quirúrgicas o médicas son baratas, se suele vender en cajas de cien unidades y habitualmente tienen color verde o azul. Son desechables, así que si se usa una debe ser retirada al final del día o ante la sospecha de haber sido contaminada.
  • Las máscaras autofiltrantes, aquellas que no dependen de manera exclusiva de las capas de la máscara, sino que incluyen materiales especiales capaces de filtrar el aire, normalmente carbón activado. Este tipo de carbón esta molido y tiene mucha superficie, a la que se adhiere todo tipo de compuestos químicos. De este modo se usa como filtro, obligando a el aire contaminado a pasar cerca del carbón y dejar pegado cualquier compuesto químico potencialmente tóxico.

Limpiar aquellos objetos que sean sospechosos de haberse infectado. Por ejemplo, los teléfonos móviles ya que la superficie del smartphone puede acumular bacterias que hayamos depositado con nuestras manos, por lo que es recomendable desinfectarlos cada cierto tiempo.

Lo mejor es lavarse las manos con agua y jabón

Según la OMS y el Ministerio de Sanidad, lavarse bien las manos es una medida de prevención esencial que sirve para cerrar la puerta a bacterias, virus y hongos.

Los virus están formados de material genético (ARN), unas proteínas externas que les sirven para anclarse a las células humanas (entre otras cosas) y una envoltura de grasa que lo protege y que ayuda al virus a propagarse e invadir nuevas células. El jabón disuelve la membrana lipídica y el virus se desmorona y, a grandes rasgos, muere.

El gel desinfectante es útil, pero debería ser un complemento al lavado de manos con agua y jabón.

Más información

¿Los billetes y las monedas pueden propagar el virus?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la respuesta es sí, aunque el riesgo de que ocurra un contagio por esta vía es muy bajo. El dinero cambia de manos frecuentemente y puede tener todo tipo de bacterias y virus.

Más información

¿Se contagia al tocar el botón del ascensor o a través de la ropa?

Existen diversos estudios de otros coronavirus que indican que el virus puede permanecer desde varias horas hasta incluso días, dependiendo del material y de las condiciones, fundamentalmente de la existencia o no de contenido biológico. Por eso la medida más efectiva es lavarse las manos

Más información

¿Cómo limpiar para evitar el contagio?

En la limpieza de casa

Usar mascarillas y guantes durante la desinfección del hogar y extremar la higiene diaria de baño y cocina es clave para frenar el virus.

  • Limpiar con un producto desinfectante todas las superficies que se tocan frecuentemente
  • Limpiar a diario baño e inodoro con bayetas desechables y lejía (1 parte de de lejía al 5% por 99 de agua).
  • Usar lavavajillas o fregar con agua caliente.
  • Lavar la ropa a 60-90 grados

Más información

Para limpiar el móvil, el mano de la tele o el ordenador

Estos dispositivos están en constante contacto con nuestras manos, por lo tanto, aunque tengamos una higiene estricta, si luego cogemos uel móvil, no habrá servido de nada.

Es importante no utilizar productos abrasivos comunes (como, por ejemplo, lejías y detergentes). Simplemente, con un paño para limpiar las gafas o similar, humedecido en agua o en agua enjabonada tibia (siempre teniendo en cuenta que hay que evitar que entre la humedad). También se puede utilizar una solución de 70% de alcohol isopropílico y 30% de agua, que impedira el crecimiento de microorganismos.

Más información

Limpiar el coche

El interior del vehículo puede ser un foco de contagio. El virus podría permanecer hasta cinco días en materiales como plásticos o madera en caso de que hayamos llevado a alguien contagiado. Limpiar el volante, tiradores o la superficie del salpicadero es importante.

Actualmente, el tratamiento más efectivo para el interior de un vehículo para la eliminación de bacterias y agentes patógenos, que no virus, es el que emplea ozono.

Más información

¿Existen medicamentos, tratamientos o vacunas?

El COVID-19 está causado por un virus, de modo que los antibióticos no sirven. La OMS no recomienda la automedicación, en particular con antibióticos.

Los afectados deben recibir atención médica para aliviar los síntomas. La mayoría de los pacientes se recuperan con la ayuda de medidas de apoyo.

Se están investigando posibles vacunas y distintos tratamientos farmacológicos específicos. Hay ensayos clínicos en curso para ponerlos a prueba.