De Georgina Rodríguez a Selena Gomez, ¿por qué disfrutamos opinando (y criticando) del físico de los demás?

La influencer, Marina Llorca, responde a los haters

Georgina Rodriguez de vacaciones en Ibiza
Georgina Rodriguez de vacaciones en Ibiza FOTO: GSLV GTRES

¿Quienes somos nosotros para opinar sobre el físico de una persona? En la sociedad que vivimos nos permitimos el lujo de criticar y opinar del física de las personas, sin saber cuales son los problemas que puede existir detrás de la mente de cada uno, sus miedos y sus inseguridades. Y, lo peor, es que no importa hacerlo en su cara, por detrás o, desde hace ya algún tiempo, por las redes sociales. Sí, esas personas llamadas haters, esas mentes que se ocultan tras un perfil sin nombre y que se siente con el derecho de insultar, vejar o ridiculizar a una persona en su propio post de Instagram.

Hay muchas celebrities e influencers que se sienten atacadas, día a día, en sus redes sociales. Este verano, sin ir más lejos, un fotógrafo captó una imagen de Georgina Rodríguez, de vacaciones y relajada en bikini, una mujer con curvas que irradia empoderamiento femenino y con una figura que a muchos no les gustó. La influencer fue objeto de burla durante varios días por su físico, en redes sociales. Pero, esto es una de muchas, pasó con el cambio físico de Camila Cabello o el de Selena Gómez. No nos damos cuenta pero, detrás de una imagen, hay una persona a la que podemos estar arruinando la vida. Por eso, no lo hemos dudad y para hablar de este tema, hemos contado con la opinión de la influencer Marina Llorca, una mujer con curvas que (por desgracia) sabe perfectamente, de lo que hablamos.

Uno de los temas principales a tratar en nuestra conversación es sobre nuestro país, ¿qué pasa en España con las críticas a los cuerpos poco normativos? y la influencer no lo dudó: ‘‘En España, tenemos una mentalidad un poco diferente al resto de Europa. Muchas veces me escriben seguidoras que viven en países nórdicos y me cuentan que eso allí es impensable. No está en la mentalidad, en la cultura, ni en la manera de ser de ellos. Pero, aquí somos más dados a hablar de todo, ser más abiertos y eso puede hacer que muchas veces sea positivo y en otras, evidentemente, muy negativo’', confiesa Marina Llorca. Es cierto que es un problema generalizado pero, en nuestro país, nos tomamos libertades que, quizás, en otros países, no: ‘’Hay ciertas cosas de las que no tenemos que expresar nuestra opinión, debemos pensar en la otra persona’', añade la influencer.

Pero, como decíamos antes, son muchas las celebrities que sufren este acoso en redes a diario, de hecho, la mismísima Marina Llorca, es una de esas personas que recibe insultos en los comentarios de sus propias fotografías pero, ¿qué piensa la persona que recibe ese tipo de comentarios?: ‘‘Nos excusamos mucho en decir: ‘como son personas públicas, tengo el derecho de opinar lo que me de la gana’ y sí, la vida de esa persona es pública pero, ¿es necesario ir escribir e increpar a esa persona? No hay ninguna necesidad’', afirma Llorca. De hecho, le preguntamos sobre cómo afecta mentalmente y nos responde: ‘’Ahora mismo, no me afecta porque yo tengo un bagaje detrás, estoy curada de espanto. Desde pequeña tengo problemas con mi físico y hasta los 25 años tuve problemas de alimentación. A mi ya no me afecta, pero hay gente que podría hacerle estar muy mal’', añadió.

Visibilizar los cuerpos poco normativos, en la sociedad, es importante. Vivir con una TCA (Trastorno de Conducta Alimentaria), mirarte al espejo y no sentirte bien o sufrir bullying en el colegio por tu físico, es más común de lo que parece. Hay gente que disfruta criticando a los demás y no se da cuenta del mal que puede hacer y lo perjudicial que pueden ser esos comentarios: ‘‘El problema es educacional. Tu le haces un comentario así a una persona que está sufriendo este tipo de situaciones y la puedes hundir. Nuestras palabras son armas. Lanzar un comentario y lavarte las manos, no está bien’', comenta la influencer. Lo importante de estas declaraciones es que lo cuenta una persona que, ahora esta bien, pero que recibe este tipo de comentarios a diario y lo vive en su propia piel.

Tras hablar con Marina Llorca, deberíamos plantearnos mejorar con el paso de los años y no quedarnos estancados en el tiempo. Disfrutar criticando el físico de los demás, no es positivo. Cuidemos la salud mental y olvidemos los prejuicios. Hagamos del mundo un lugar mejor, donde la convivencia, entre cuerpos diferentes, no supongo un debate.