Literatura

Inédito

Francisco Nieva, un texto raro y una tribu con poderes

Punto de Vista Editores publica un inédito del dramaturgo, «Magia Batula», en el que rescata a unos viejos conocidos de sus obras

El escritor y dramaturgo Francisco Nieva en Madrid, en 2015
El escritor y dramaturgo Francisco Nieva en Madrid, en 2015 Cristina Bejarano Cristina Bejarano

Cada uno tiene sus manías para distraerse, y una de las de Francisco Nieva (1924-2016) en sus retiros en la sierra era hacer «botijos», como llamaba el dramaturgo a una obra menor. Uno de estos sainetes o juguetes cómicos fue «Magia Batula», recuperado ahora por Punto de Vista Editores como un texto inédito que une en un volumen con otras tres piezas («Funeral y pasacalle», «Misa del diablo» y «Farsa y calamidad de doña Paquita de Jaén»), aunque estas son ediciones muy limitadas en el pasado o, simplemente, su publicación fue fragmentada. Por eso es el primero, el «Auto satírico de varapalo», como lo subtitula, el que ocupa el grueso de la noticia. Una función que el propio autor definía como «un alegato feminista» y al que José Pedreira –actor, pintor, autor y responsable del nuevo volumen– añade «transexual», «pero que nadie espere una exposición ideológica de esa “problemática” específica», dice. No se trata tanto de teatro didáctico, ni documento, ni denuncia, como de «un juego libérrimo con el lenguaje y la imaginación, sin prejuicios ni apriorismos de ninguna clase», comenta el editor.

Confiesa Nieva, en una nota previa, que la idea germinó del recuerdo; de un diálogo que había visto y oído en un reportaje en la televisión sobre una tribu amazónica en proceso de modernización, aunque, dentro de su voluntaria modestia, «mi deseo ha sido lograr ese bien calculado botijo, contundente de forma y de contenido», firma el de Valdepeñas sobre una pieza «aristotélica; con una complicada anagnórisis, un “deus ex machina” y una espectacular catarsis». El propio Nieva se vanagloriaba de lo conseguido por ser «un buen trabajo de taller (...) Para ser tan breve, tiene de todo». Palabras que, sin embargo, son puntualizadas por Pedreira: «Es cierto que vio ese reportaje y que le hizo tanta gracia que se quedó con ganas de escribir una comedia, pero lo escribió algunos años después, y se puede comprender que el parecido sea prácticamente nulo».

El texto recurre a unos viejos conocidos del dramaturgo, los Batula, una tribu de un lugar incierto de la selva amazónica que ya aparece en su novela «La mutación del primo mentiroso» (2004), «donde se les atribuyen poderes nigrománticos», añade Pedreira, y en la obra teatral «Los mismos» (2005), en la que ya tienen más presencia.

Aquí se les aborda como un pueblo misterioso cuyos sacerdotes, a través de rituales y ensalmos, son capaces de otorgar la capacidad de conservarse siempre jóvenes, al menos en apariencia, y quedar así «batulados» de por vida. De esta forma, Nieva confronta al poder religioso con el civil en un conflicto que no se resuelve hasta la aparición de la juventud, «que, como corresponde, viene arrasando y no respeta las guerras de sus mayores», explica el editor: «Esta juventud selvática es tan moderna que ha superado incluso las barreras intersexuales, con toda naturalidad y sin proponérselo. Ha perpetrado una verdadera revolución orgánica y los órganos de poder de la vieja sociedad se le han quedado pequeños. Los suyos son más vistosos, más grandes y poderosos».

Escrita en 2011, la idea inicial fue incluir «Magia Batula» en su «Teatro caliente», pero por razones de espacio se quedó fuera; también por una cuestión estética, «le parecía que rompía la unidad estilística», como consideró su amigo y confidente literario Pere Gimferrer. De una forma u otra, para Pedreira se trata de «una cosa rara dentro de su producción, aunque con concomitancias evidentes del resto de su obra». Para empezar, no sucede en el pasado. Solo hay otra pieza que ambienta en la actualidad y, curiosamente, también alude a la magia en su título, «El mago Lechuga».

Se publica así un nuevo ejemplo del «teatro de arte», en palabras del responsable de la edición, del dramaturgo: «Teje todo con los mimbres de una enorme cultura y una libertad de pensamiento absoluta, sin ataduras ideológicas, ni morales, ni religiosas, ni de clase alguna». Pero también se pone de relieve, una vez más, la frase que encabeza la novela de origen de los Batula: «La razón es la inteligencia en ejercicio, la imaginación es la inteligencia en erección».

  • «Funeral y pasacalle y otras obras inéditas» (Punto de Vista Ed.), de Francisco Nieva, 168 páginas, 18 euros.

EL ESTILO DE NO TENER ESTILO

Explica José Pedreira que mucho se ha escrito sobre Nieva y que se ha intentado encuadrar su teatro en algún estilo: absurdo, surrealismo, posmodernismo... «Ni él mismo pudo evitar la tentación y teorizó tanto que sus prólogos conformarían un género autosuficiente en el conjunto de su obra. Aunque fuera permeable a sus influencias, nunca se afilió premeditadamente a ninguno de estos movimientos. Alcanzó su propio estilo desde muy temprano», añade.