Televisión

Sucesos

Caso Madeleine McCann: Imputan a Brueckner días antes del estreno de un documental que pone en duda las pruebas

La fiscalía portuguesa anunció en un comunicado que la imputación se produjo después de que lo solicitaran las autoridades lusas

El alemán Christian Brueckner ha sido imputado formalmente como principal sospechoso del secuestro de Madeleine McCann en 2007. La imputación de las autoridades alemanas se ha producido a petición la fiscalía portuguesa, según un comunicado de la Fiscalía de Faro publicado en su página web.

El Departamento de Investigación y Acción Criminal de Faro (DIAP) y la Policía Judicial, en cooperación con las autoridades inglesas y alemanas, han llevado a cabo la investigación sobre las circunstancias que rodearon la desaparición en 2007 de la niña Madeleine McCann cuando estaba de vacaciones con sus padres en el Algarve, según el comunicado.

La noticia se produce casi dos años después de que el fiscal alemán Hans Christian Wolters compareciera ante los medios de comunicación en junio de 2020 para señalar a Christian Brueckner como principal sospechoso del secuestro y asesinato de Madeleine McCann el 3 de mayo de 2007 en Praia de Luz (Portugal).

Imagen de una de las fichas policiales de Christian Brueckner
Imagen de una de las fichas policiales de Christian BruecknerLa RazónLa Razón

Además de los numerosos testimonios y de los antecedentes del pedófilo alemán, la prueba fundamental es el posicionamiento del teléfono móvil. Para Wolters no hay duda de que estuvo cerca del complejo de apartamentos Ocean’s club horas antes de la desaparición de la menor británica. De hecho, el testimonio de uno de los testigos indica que el propio Brueckner lo reconoció. Pero la tecnología no dice lo mismo.

Y se produce ahora, a tan sólo unos días de que vea la luz el documental “Madeleine McCann: Principal sospechoso”, en el que se ponen en duda muchas de las evidencias que señalan a Brueckner.

Según desvela el ex detective Mark Williams-Thomas en el documental que AMC Crime estrena el 3 de mayo, la prueba que sitúa al principal sospechoso cerca de los apartamentos en los que desapareció Madeleine carece de valor porque la tecnología no permite establecer con tanta exactitud una posición. Así, el teléfono portugués acabado en 680 -en el que el imputado recibió una llamada de media hora, entre las 19:32 y las 20:02 del día de los hechos-, se conectó a la antena de telefonía situada a 200 metros del complejo en el que los McCann pasaban unos días de descanso con sus hijos y con unos amigos. Pero esto no quiere decir que estuviera cerca del apartamento 5A cuando recibió la llamada.

Kate y Gerry McCann sujetan una foto de Madeleine
Kate y Gerry McCann sujetan una foto de MadeleineANDREW WINNINGReuters

Según explica Williams-Thomas, la antena de telefonía tiene un radio de influencia de 35 kilómetros, por lo que resulta imposible saber si estaba cerca o no. “Que el teléfono se conectara a esa antena sólo indica que estaba como mucho a 35 kilómetros”, sostiene el ex investigador.

Pero no es la única evidencia que no se sostiene porque el teléfono geolocalizado no pertenecía a Brueckner y está documentado que entre abril y diciembre de 2006 el dispositivo pertenecía a un amigo del pedófilo alemán, que residía en una finca en la localidad de Foral, a la que el principal sospechoso acudió en las fechas de la desaparición de Madeleine para poder aparcar su furgoneta y dormir en ella.

Imagen del exterior del apartamento 5A del Oceans Club, del que Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo de 2007
Imagen del exterior del apartamento 5A del Oceans Club, del que Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo de 2007Armando FrancaAgencia AP

Al conocer esta información, Williams-Thomas se puso en contacto con Wolters y, a pesar de que en otras ocasiones se había negado a dar datos del caso, indicó que una testigo le indicó que durante esos días había llamado en varias ocasiones al imputado al número de teléfono acabado el 680 y que siempre respondía él. Por lo que tampoco está demostrado que ese teléfono perteneciera al sospechoso más allá de la declaración de una mujer que hablaba con él en esa época.

Una posibilidad real

Lo cierto es que lograr desvelar estas incógnitas se presenta como fundamental para el futuro de la investigación porque lo que sí está constatado es que un teléfono acabado en 680 recibió una llamada de 19:32 a 20:02 horas y que esa llamada quedó registrada en la antena situada junto a los apartamentos. También parece acreditado que a las 21:05 Gery McCann se levantó de la mesa del restaurante Tapas para hacer la primera ronda de vigilancia que habían establecido con sus amigos para comprobar que los niños estaban bien. Cuando el padre de Maddie llegó al apartamento todo estaba en orden. Bueno, todo menos una cosa. La puerta de la habitación de Madeleine había sido movida.

Cinco minutos después, Jane Turner, amiga de la familia fue a ver a sus hijos y vio cómo un hombre se alejaba de la urbanización con un niño en brazos. Cuando Kate McCann volvió alrededor de las 22.00 horas la ventana de la habitación estaba abierta y su hija Madeleine había desaparecido.

El ex detective Mark Williams-Thomas contó con la colaboración del fiscal Hans Christian Wolters para el documental
El ex detective Mark Williams-Thomas contó con la colaboración del fiscal Hans Christian Wolters para el documentalLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1012e55c

Para Wolters sólo hay una posibilidad, que fuera Brueckner. Sólo queda demostrarlo. Según indicó durante la entrevista el caso tiene una base sólida y si no fuera así no continuaría adelante. Y no tienen prisa porque el sospechoso cumple una condena de seis años de prisión por haber violado a una turista norteamericana de 72 años en Praia da Luz dos años antes de la desaparición de Maddie.

Estas son solo algunas de las sorpresas que encierra el documental “Madeleine McCann: Principal sospechoso”, que llega a la televisión en España el día que se cumplen 15 años de la desaparición.

Para saber más...