Alemania envía seis cazas Eurofighters a Asia en uno de sus mayores despliegues desde la II Guerra Mundial

La misión forma parte de una maniobra a gran escala en el norte de Australia en la que participan varios países europeos, entre los que no figura España

Un Eurofighter alemán se prepara para el despegue en la Base Aérea de Neuburg en Alemania
Un Eurofighter alemán se prepara para el despegue en la Base Aérea de Neuburg en Alemania FOTO: Daniel Karmann AP

En plena escalada de tensión entre China y Estados Unidos por la visita de la congresista Nancy Pelosi a Taiwán, Alemania ha dado un paso histórico al enviar seis cazas Eurofighter a Australia. Es la misión aérea militar más grande de la Luftwaffe, la fuerza aérea germana, desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Según medios taiwaneses, el escuadrón alemán pasará cerca de Taiwán.

La presencia de seis cazas alemanes en Asia está relacionada con las maniobras Pitch Black, que reúnen a 2.500 personas y 100 aviones de todo el mundo durante tres semanas en el Territorio del Norte de Australia, en las que participan 17 países, incluidos Estados Unidos, India, Corea del Sur, Japón, Reino Unido, Francia, Países Bajos y otros países europeos, entre los que no figura España.

Los seis Eurofighter Typhoon alemanes salieron desde una base aérea en el estado de Baviera, y realizaron una travesía de 12.800 kilómetros en 24 horas con la ayuda de tres aviones cisterna A330. Durante la travesía hubo que hacer una parada en una base cerca de Abu Dhabi al descubrirse que dos de los Eurofighter tenían problemas técnicos. Uno se reparó sobre la marcha en Emiratos Árabes Unidos, pero el otro presentó fallo en su sistema hidráulico, por lo que tuvo que quedar retenido, informa AP.

Durante tres días, los pilotos realizarán casi 200 maniobras de reabastecimiento de combustible en el aire, dijo el jefe de la fuerza aérea alemana, Ingo Gerhartz.

Los aviones alemanes permanecerán en Australia más de tres semanas. A finales de septiembre se desplegarán sobre Japón y Corea del Sur para después volar en el “espacio aéreo adyacente” a Taiwán en el camino de vuelta, informó la agencia CNA.

Estas maniobras, cuyo nombre en código es “Rapid Pacific 2022″, también contarán con cuatro aviones de transporte A400M alemanes, que en total desplegará en la zona hasta 13 aeronaves y 250 oficiales y soldados en la que ya es la primera operación de la fuerza aérea alemana con aviones en el Indo-Pacífico desde la creación de estos ejercicios en 1956.

Las autoridades alemanas han explicado que Berlín está comprometido con la defensa de las normas y la libre circulación en Asia. Su intención no es provocar a China en plena escalada de tensión militar con Estados Unidos. En este sentido, el jefe de la fuerza aérea alemana, Ingo Gerhartz, ha asegurado que los cazas “apenas tocarán” el Mar de China Meridional y no pasarán por el Estrecho de Taiwán.

En los últimos meses, Alemania ha dado un giro notable en su estrategia militar exterior otorgando un gran impulso a su política de defensa con una inversión de 100.000 millones en los próximos años para modernizar su Ejército.

La Unión Europea presentó el año pasado su estrategia en Asia para impulsar los vínculos comerciales, políticos y militares con la región del Indo-Pacífico. “Estamos del lado de todos aquellos que defienden nuestros valores como la democracia, la libertad y la seguridad, y también están dispuestos a contribuir”, dijo la ministra de Defensa, Christine Lambrecht, según la agencia DPA.

La nueva estrategia europea para Asia-Pacífico se centra en mejorar la seguridad marítima y garantizar el paso seguro a través de las rutas navales. Antes que Alemania, otros países europeos ya han enviado efectivos de sus armadas a la región para realizar maniobras este mismo año.

La propia Alemania desplegó la fragata Bayern en Asia en una operación de casi siete meses que terminó a principios de este año. Fue la primera vez en casi dos décadas que un buque de guerra alemán estuvo en el Indo-Pacífico. Durante esa misión participó en ejercicios conjuntos con aliados como Australia, Singapur, Japón y Estados Unidos, si bien China le negó una escala en uno de sus puertos.

Los ejercicios aéreos militares de Pitch Black tienen como objetivo probar y mejorar la integración de fuerzas multinacionales y “reconocer las sólidas relaciones de Australia y el alto valor que le damos a la seguridad regional y al fomento de vínculos más estrechos en toda la región del Indo-Pacífico”, dijo la Real Fuerza Aérea Australiana.