Internacional

Ucrania redobla la presión sobre Crimea mientras Rusia derriba un dron en la península

Las tropas ucranianas siguen avanzando en la provincia de Luganks y las autoridades aseguran que pronto habrá “buenas noticias”

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante la ceremonia de la entrega de las estrellas de oro a los héroes de Rusia este jueves 8 de diciembre en el Kremlin
El presidente ruso, Vladimir Putin, durante la ceremonia de la entrega de las estrellas de oro a los héroes de Rusia este jueves 8 de diciembre en el Kremlin FOTO: MIKHAIL METZEL / KREMLIN POOL / EFE

El gobernador instalado por Moscú de Sebastopol, la ciudad más grande de la Crimea anexada, dijo este jueves que la flota rusa derribó un dron ucraniano sobre el Mar Negro. Esto llevó al Kremlin a reconocer que la península seguía siendo vulnerable a los ataques ucranianos. Hace un mes, las autoridades locales ordenaron que se construyeran “líneas de fortificación para garantizar la seguridad de los habitantes de Crimea”.

Ucrania ha dejado claro durante mucho tiempo que la devolución de la península se encontraba ahora entre sus objetivos clave en su defensa ante la invasión rusa. Si bien antes parecía poco realista, el sentimiento ha ido cambiando a medida que Ucrania ha logrado infligir algunas derrotas dolorosas al Ejército ruso en Ucrania.

Ha retomado la ciudad de Jersón, estratégicamente importante, y que Rusia considera como su territorio después de los falsos referéndums de este otoño. También ha atacado varias bases militares rusas, incluida su armada en Sebastopol, y el aeródromo de “Saky”, logrando destruir o dañar varios aviones y buques de guerra, lo que provocó la salida de muchos ciudadanos rusos por el puente de Kerch. Finalmente, el propio puente resultó dañado en octubre en un significativo golpe para Vladimir Putin.

Con la ciudad de Jersón bajo control ucraniano, los soldados se encuentran en una mejor posición para atacar las rutas logísticas rusas alrededor de Crimea y la propia península.

Mientras tanto, el gobernador de Luganks, otra región ucraniana parcialmente ocupada, Sergiy Gaidai, prometió buenas noticias sobre la contraofensiva en la región. La caída de las temperaturas significa que los soldados tienen que soportar un frío aún más intenso, pero la movilidad de las tropas ucranianas está a punto de mejorar. El avance en Luganks les permitirá intensificar esfuerzos para encontrar puntos débiles en las líneas de defensa rusas en la dirección Svatove-Kreminna.

Según Gaidai, este invierno va a ser decisivo para el futuro de la región. Espera que antes de su final, las tropas ucranianas puedan al menos llegar a las fronteras que existieron antes del comienzo de la invasión. Parte de la región había permanecido bajo el control de la República Popular de Lugansk, controlada por Rusia, desde el comienzo de la guerra en Donbás en 2014.

Sin embargo, Moscú también ha reforzado sus tropas allí. El propio presidente Putin anunció que 150.000 reclutas de la “movilización parcial” de septiembre ya están desplegados en Ucrania. El canal NTV controlado por el Estado reveló que 200 modernos tanques rusos T-90M fueron enviados a la región para reforzar la defensa. Los generales rusos insisten en que los tanques están mejor protegidos contra los misiles antitanque que los socios extranjeros suministran a Ucrania. Sin embargo, varios de estos tanques ya fueron capturados o dañados anteriormente en Ucrania.

Kyiv se ha basado principalmente en su propia fuerza de tanques soviéticos viejos o modernizados. También recibió varios cientos de tanques de la era soviética de Polonia. Y ha pedido repetidamente tanques modernos, como el Leopard-2 alemanes, citando la necesidad de preservar la vida de los civiles y soldados ucranianos. Todavía no ha llegado ninguno.

Bombardeos contra infraestructuras esenciales

Mientras tanto, el presidente ruso asistió a una ceremonia de entrega de premios militares en el Kremlin, donde prometió continuar atacando la infraestructura civil en Ucrania. Sonriendo, Putin dijo que lo hace en respuesta a un ataque al puente de Crimea en octubre, la supuesta destrucción de las líneas eléctricas cerca de la planta de energía nuclear de Kursk y la falta de suministro de agua al Donetsk ocupado. Aseguró que nada impedirá que Rusia logre sus objetivos militares en Ucrania.

La primera ola simultánea de ataques con misiles contra Ucrania se produjo días después de la explosión en el puente de Crimea, que mató a tres personas, según las autoridades rusas. Los ataques con misiles rusos contra la infraestructura de Ucrania, incluida su red eléctrica, comenzaron mucho antes, sin embargo, con una instalación de generación de energía atacada repetidamente en Kremenchuk este verano. Las centrales eléctricas también fueron dañadas en la ciudad de Járkiv en septiembre. Los analistas también subrayan que normalmente se necesitan mucho más de dos días para preparar ataques de tal magnitud.

A pesar de los ataques y combate en curso, se han producido varios intercambios de prisioneros de guerra en las últimas semanas. La Cruz Roja logró finalmente tener acceso a algunos prisioneros de guerra ucranianos que están en poder de Rusia. La visita de la organización a un lugar no revelado duró dos días. La próxima se realizará esta semana. Se revisaron las condiciones de los presos y se suministraron algunos elementos para mejorarlas. Unos 10.000 prisioneros de guerra ucranianos permanecen en cautiverio, así como aproximadamente la misma cantidad de civiles capturados, según Oleksandr Kononenko de la oficina del defensor del pueblo ucraniano.