Cáritas atendió a unas 200 personas el año pasado en su programa inserción laboral en Valencia

El perfil mayoritario de atención durante 2020 fue el de mujer, migrante, de entre 40 y 50 años con hijos a su cargo

Una sede de Cáritas en Valencia
Una sede de Cáritas en Valencia

Un total de 197 personas han participado en 2020 en el proyecto “Itinerarios Sociolaborales”, desarrollado por Cáritas Valencia y dirigido a personas en situación o riesgo de exclusión social, y un 31 por ciento de ellas encontraron empleo en los sectores de la limpieza, alimentación, industria y el hogar.

De las personas que participaron en esta proyecto, 117 (el 59 %) eran mujeres y 80 hombres (41 %), y 61 (un 31 %) consiguieron su inserción laboral, según ha informado Cáritas.

El proyecto está cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Social Europeo de la Comunitat Valenciana 2014-2020 y tiene como finalidad desarrollar procesos de acompañamiento sociolaboral que favorezcan la integración de personas en situación de exclusión o vulnerabilidad social, promoviendo su acceso al derecho al empleo.

Estas personas son acompañadas por Cáritas en la diócesis de Valencia a través de sus programas para personas en situación de sin hogar, migrantes, mujeres en contexto de prostitución y trata y familias en riesgo de exclusión social.

En cuanto al perfil mayoritario, en la última campaña de 2020 han sido principalmente mujeres, migrantes (con permiso de residencia en vigor, con nacionalidad española, o con solicitud de protección internacional en estudio), de edades comprendidas entre los 40 y 50 años, con estudios secundarios o superiores sin homologar y que conviven con pareja y con hijos a cargo.

En cuanto a los hombres, el perfil predominante es el de migrante, de entre los 40 y los 53 años, con estudios secundarios o de formación profesional, algunos sin homologar, que conviven con pareja e hijos a su cargo.

Además, indica Cáritas, la mayoría presentan un perfil profesional enfocado al sector servicios (limpieza, atención al cliente, cuidadores) y al industrial (peones de almacén y operarios), con un nivel de ingresos muy precario.

La orientación laboral que realiza Cáritas se basa en un acompañamiento individual que persigue los objetivos de mejorar la empleabilidad de las personas y la de sus competencias personales y laborales básicas; así como desarrollar técnicas de búsqueda activa de empleo.