Juanma Moreno alza el vuelo frente a una oposición «invisible»

El PSOE-A sufre el desgaste interno; Ciudadanos tiende a la desaparición; Vox acaba de renombrar líder tras el fracaso de sus expectativas; y las izquierdas se fagocitan entre ellas

Moreno alza el vuelo en Andalucía con una oposición en crisis
Moreno alza el vuelo en Andalucía con una oposición en crisis FOTO: La Razón La Razón

En la batalla de Bicoca, los Tercios españoles del Rey Carlos I de España y V de Alemania derrotaron a más de 3.000 enemigos sin sufrir una sola baja. Tras su primera legislatura en el poder frente a una oposición destartalada, Juanma Moreno reeditó su gobierno con el resultado de una mayoría absoluta y con sus rivales ahora ya directamente en descomposición. El presidente andaluz afronta su segunda legislatura con la convicción de no utilizar «el rodillo» pero con el riesgo cierto que ofrece la falta de rivales. El mejor resultado en la historia del PP en Andalucía ha terminado de desbaratar tanto al PSOE como a Vox, pasando por Cs con su desaparición plenaria y Por Andalucía y Adelante con su querencia por la fagocitación perenne. La victoria del PP en Andalucía no ha hecho rehenes.

El presidente andaluz, Juanma Moreno. EFE/ Julio Muñoz
El presidente andaluz, Juanma Moreno. EFE/ Julio Muñoz FOTO: Julio Muñoz EFE

Hay que remontarse a la mayoría absoluta de Aznar para encontrar un techo como el que rompió Juanma Moreno el 19 de junio de 2022 en Andalucía. Victoria aplastante y anulación de los extremos políticos. Mientras Moreno hizo historia, el PSOE-A logró su peor resultado registrado, rompiendo su propio suelo hasta las catacumbas. En las filas de los socialistas ya afloran las críticas internas, acrecentadas con la petición de hasta un 15% del saldo a las agrupaciones locales. La sentencia de los ERE en el Tribunal Supremo ha sido la puntilla, a la espera de conocer el detalle del fallo en septiembre. Andalucía marca el nuevo ciclo político en España y ha dejado al PSOE al borde de la descomposición. El adelanto del fallo del Supremo coincidió con la toma de posesión de los nuevos consejeros de Juanma Moreno, lo que ponía sobre el espejo la situación política actual en la comunidad. El PSOE de Espadas ha apostado por una oposición de perfil bajo y «responsable». De hecho, el líder socialista, ante la creciente «derechización» en la comunidad que recogen los estudios sociológicos, ha optado por la desideologización del partido.

Juan Espadas. Eduardo Briones / Europa Press
Juan Espadas. Eduardo Briones / Europa Press FOTO: Eduardo Briones Europa Press

Vox, por su parte, partía con altas expectativas electorales pero chocó contra su propio techo, después de que Macarena Olona ofreciera la vicepresidencia a Juanma Moreno y el presidente le contestara en los debates: «Eso es un delirio». Paradójicamente, el partido de Abascal empezó a ser relevante desde Andalucía y puede caer en la irrelevancia nacional desde la comunidad, cuando más alto aspiraba. Vox fracasó de facto y no mucho después –al mes y cuatro días de que la alicantina empadronada en Salobreña tomara posesión en el Parlamento andaluz– se produjo la salida de Macarena Olona como portavoz, con lo que el partido de Santiago Abascal arroja un balance de cinco cambios de líder parlamentario en menos de cuatro años. Con el retorno de Manuel Gavira, han sido cuatro sus líderes en las Cinco Llagas: el defenestrado judicialmente Francisco Serrano; el cordobés Alejandro Hernández, que fue relevado sorpresivamente en busca de un perfil más duro (aún) con el PP; el propio Gavira, que aspiraba a ser candidato a la Junta de Andalucía; la cunera Olona, que se marchó por «motivos de salud» a su puesto como abogada del Estado, entre marejadilla interna; y de nuevo el gaditano Manuel Gavira.

La exportavoz parlamentaria de Vox Macarena Olona, flanqueada por Manuel Gavira y Javier Cortés
La exportavoz parlamentaria de Vox Macarena Olona, flanqueada por Manuel Gavira y Javier Cortés FOTO: VOX VOX

Vox pasó de negar a Moreno en campaña un solo voto para la investidura si no ocupaba la vicepresidencia a ofrecerle una «cariñosa» abstención. Ahora Vox busca su sitio en la irrelevancia tras haber marcado en parte el paso en la anterior legislatura, sobre todo a la hora de tratar de aprobar los Presupuestos. La salida de Olona ha destapado una lucha interna de poder y las reticencias a su candidatura, así como las críticas a una campaña que en todo momento le ha restado votos a una marca que estaba en auge según las encuestas y a la que desde las propias filas populares se señalaba como el principal rival para los comicios.

La líder de Por Andalucía Inmaculada Nieto soltó a Moreno en el segundo debate de la campaña que se le estaba «poniendo cara de Susana Díaz» pero los números dicen que la senda demoscópica que sigue el presidente andaluz es la de Manuel Chaves, que gobernó Andalucía casi sin rival durante 16 años. El PP ha vivido una metamorfosis hasta llegar a la hegemonía en Andalucía desde la marca Juanma Moreno, basada en la centralidad y la normalidad. Los populares han arrebatado al PSOE-A banderas como la del andalucismo, la igualdad y los servicios sociales.

Las elecciones andaluzas certificaron la defunción de Ciudadanos, aún herido de muerte tras el harakiri de Albert Rivera cuando renunció a ser vicepresidente del Gobierno de Pedro Sánchez, sumado al efecto «abrazo del oso» de los gobiernos de coalición, como ya pasara con el PA o con IU en Andalucía. Cs no cuenta con representación en el Parlamento y está abocado a la gestora después de la renuncia de sus principales líderes, como Juan Marín, Marta Bosquet o Rocío Ruiz.

Juan Marín y su perra Ira, en la playa de La Jara, en Sanlúcar de Barrameda
Juan Marín y su perra Ira, en la playa de La Jara, en Sanlúcar de Barrameda FOTO: La Razón

El resultado electoral deja también la certeza de que las izquierdas se separaron, aún más si cabe y otra vez, para casi acabar en el mismo despacho del grupo mixto. Finalmente, Por Andalucía, con cinco diputados, pudo entrar en un taxi grande (si por otro lado salvan las diferencias partidarias entre los diputados de Podemos y los de IU y Más País, etc.) y cuenta con grupo propio mientras que Teresa Rodríguez sacó su escaño y otro más en su tercera legislatura del que iba a ser, y no ha sido, un paso efímero por la política.

Teresa Rodríguez, tras el homenaje a Blas Infante. María José López / Europa Press
Teresa Rodríguez, tras el homenaje a Blas Infante. María José López / Europa Press FOTO: María José López Europa Press

«Casi todos podemos soportar la adversidad; pero si queréis poner a prueba de verdad el carácter de un hombre, dadle el poder», dijo Abraham Lincoln. Juanma Moreno no tuvo un mandato fácil con el coronavirus y el electorado le reconoció el temple y la gestión. El tránsito del candidato Bonilla al presidente Juanma es digno de estudio político y de comunicación. Del hombre puesto a dedo por Rajoy al barón más importante del PP por delante del huracán mediático Ayuso, sin estridencias ni sobresaltos. Todos los partidos en Andalucía están peor que antes de las elecciones salvo el PP. Los méritos de Moreno, empero, no se entienden sin los deméritos de una oposición «invisible» en Andalucía mientras el presidente se hace fuerte en el papel institucional y alza el vuelo por encima incluso de la marca de su propio partido.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (c), tras ser investido de nuevo como jefe del Ejecutivo autonómico al obtener el respaldo de la mayoría del Parlamento. EFE/Julio Muñoz
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (c), tras ser investido de nuevo como jefe del Ejecutivo autonómico al obtener el respaldo de la mayoría del Parlamento. EFE/Julio Muñoz FOTO: Julio Muñoz EFE