martes, 28 julio 2015
07:44
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    Libros

  • 1

    «Ve y pon un centinela»

    • Autor: Harper Lee/Harper Collins
    • Editorial: Ibérica
    • 304 Páginas
    • Precio: 18,90 euros

    La mentira de la infancia según Harper Lee

    «Ve y pon un centinela»

    • Autor: Harper Lee/Harper Collins
    • Editorial: Ibérica
    • 304 Páginas
    • Precio: 18,90 euros

    Dejemos a un lado los pormenores, extraños por poder estar contaminados de manipulaciones o publicidad, y quedémonos con esta joya de Harper Lee, hoy ya autora de dos novelas y no sólo de aquella mítica, «Matar a un ruiseñor», que multiplicaría su popularidad gracias a la película de Robert Mulligan, estrenada en 1962, con Gregory Peck como cabeza destacada. Sólo habían pasado dos años desde que Lee publicara su inmortal novela y recibiera el Premio Pulitzer, aunque no volviera a publicar prácticamente nada más, apenas unos ensayos, ni concediera entrevistas ni se la viera en público casi nunca. Y ahora, surge una novela «perdida» que la abogada de la escritora, Tonja Carter, encontró en el año 2011 (la editorial dice que fue el otoño pasado) en la caja de seguridad de un banco de Alabama y que complementa, ilumina, engrandece más si cabe la historia de la familia Finch en plena segregación racial. Lee, de ochenta y nueve años e internada en una residencia de ancianos a día de hoy, ha declarado: «A mediados de los años cincuenta terminé una novela llamada “Go Set a Watchman”. Incluye el personaje de Scout como una mujer adulta y yo creía que era un trabajo bastante decente. Mi editor, cautivado por los “flashbacks” a la infancia de Scout, me convenció para que escribiera una novela desde el punto de vista de la joven Scout».

    Un funesto destino

    Y se diría que aquél fue un lector avispado, pues los recuerdos de una veinteañera Jean Louise al regresar al pueblo de Maycomb en el que se criara para visitar a su padre son, en «Ve y pon un centinela», un material inmejorable que explotar. De modo que ahora leemos la primera narración de Lee, de una increíble madurez técnica y argumental, que en realidad sería el salto de la infancia de Scout –junto a su hermano Jem (nos enteraremos de su funesto destino) y su padre abogado, Atticus, que defiende a un hombre negro acusado injustamente de haber violado a una joven blanca– a una juventud que no puede ser más crítica con el racismo duradero e institucionalizado que continúa en el pueblo de Maycomb.

    Aquel sur, racista y violento, rural y ultracristiano, sería un tema infinito para numerosos escritores del área, como Flannery O’Connor, a la que ponía enferma, literalmente lo confesó así; el amigo del alma de Lee, Truman Capote, al que le irritaba el éxito del libro y la adaptación cinematográfica de «Lo que el viento se llevó», de Margaret Mitchell y de «Matar a un ruiseñor»: «Es un magnífico libro para niños», dijo a un conocido, de modo despectivo, cuando le preguntó sobre él. Qué pensaría de «Ve y pon un centinela» (el centinela es la propia conciencia, se nos dirá), con una Scout pretendida por su amigo Henry y que cada vez entiende menos a sus tíos, sus vecinos y todo lo que pasa alrededor de la llamada NAACP, la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, fundada en 1909 para combatir la discriminación racial. En la novela, lo infantil –en «Matar a un ruiseñor» enfatizado por el punto de vista en primera persona de la niña– es sólo el recuerdo de algo enquistado, que singulariza la personalidad de Scout eternamente y que endurece el contraste con una realidad asfixiante, estática, retrógrada en la que Maycomb insiste en mantenerse.

    El drama que va a vivir la adulta Jean Louise, la niña traviesa a la que apodaban Scout, ya acostumbrada a vivir en Nueva York, va a ser profundo, implacable, demoledor, como si reconociese en su pasado una gran mentira, como si los valores con los que se había desarrollado fueran papel mojado sin reflejo en la vida tangible y respetuosa con el prójimo, sea cual sea el color de su piel. Harper Lee dosifica los «flashbacks» y las situaciones con las que se enfrenta Scout con una inteligencia y sensibilidad magistrales; todo aderezado con humor y unos diálogos que consiguen meter al lector en las discusiones encendidas, en las decepciones más desgarradoras, y que tienen a veces como grandes actores a personajes secundarios, como su tía Alexandra y su tío Jack, que intenta dialogar con Scout para que ésta no juzgue a su padre, el defensor de los negros sobre el que se proyecta ahora una sombra de racismo.

  • 1

    Más libros

SIGUENOS
  • 1
    Blogs